Las mujeres que tienen este cambio hormonal antes de los 40 años son más propensas a desarrollar cualquier tipo de demencia. Sin embargo, siguiendo unas pautas se puede prevenir
Un estudio realizado por científicos de la Universidad de Shandong (China) ha demostrado que tener una menopausia temprana, es decir, antes de los 40 años, aumenta el riesgo de padecer demencia en el futuro. Este cambio en el cuerpo de las mujeres se suele dar de media a partir de los 50 años. «Nuestro estudio concluyó que las mujeres que inician la menopausia muy temprano tenían un mayor riesgo de desarrollar demencia más adelante en la vida», apunta la doctora Wenting Hao, una de las investigadoras.Por ello, hay que ser conscientes de que «este mayor riesgo puede ayudar a las mujeres a poner en práctica estrategias para prevenir la demencia y a trabajar con sus médicos para controlar de cerca su estado cognitivo a medida que envejecen», añade Hao. La demencia es un problema grave que está muy presente en la sociedad. Genera limitaciones en el cerebro de la persona para recordar, decidir y hablar. El tipo de demencia más conocido es el Alzhéimer, pero también es muy frecuente (la segunda) la demencia vascular. Esta se da como consecuencia de la falta de riego sanguíneo en el cerebro debido a accidentes cerebrovasculares o por una acumulación de placas en las arterias. El estudioLa probabilidad de sufrir alguno de estos dos tipos aumenta con la edad. Pero también existen otros factores de riesgo como la obesidad o el tabaco, así como alguna otra enfermedad que afecta a partes del cerebro. Los científicos chinos decidieron investigar si existía una relación entre la menopausia temprana y la aparición de demencia. Para ello analizaron 153.291 muestras del Biobanco de Reino Unido, una enorme base de datos. Estudiaron los casos de cualquier tipo de demencia de aquellas mujeres que tenían 60 años cuando ingresaron en la base, comparando a las que habían tenido la menopausia a la edad considerada normal, frente a aquellas que la comenzaron más temprano.Los resultados extraídos fueron ajustados a diversos factores como la raza, la edad a la que la padecieron, el nivel educativo, el índice de masa corporal, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, los ingresos, las actividades físicas y el consumo de tabaco. Obtuvieron que las personas que comenzaron a tener la menopausia antes de los 40 años tenían un 35% más de probabilidades de padecer demencia. Por otro lado, las que pasaron por el proceso hormonal antes de los 45 años tenían 1,3 veces más de posibilidades de sufrir la enfermedad cerebral antes de llegar a los 65 años. Sin embargo, aquellas que tuvieron la menopausia a partir de los 52 años en adelante, tenían el mismo riesgo que las de 50 y 51 años (la media habitual). A pesar de que el riesgo de sufrir un ictus, que implica un cese del riego sanguíneo al cerebro y, por lo tanto, lleva a una demencia, es mayor en las mujeres postmenopáusicas que en las premenopáusicas, en el estudio de la Universidad de Shandong no hallaron ninguna evidencia que asociase la menopausia con la demencia vascular.La demencia se puede prevenirLos científicos advierten de que los médicos deben estar atentos de la edad a la que las pacientes comienzan a tener los síntomas de la menopausia, para observar su desarrollo cognitivo y así poder evitar que se degenere y desencadene una demencia irreversible. «Esto puede proporcionar a los médicos una forma más precisa de evaluar el riesgo de demencia de una mujer», aclara la doctora Hao. No obstante, el estudio debe ser completado por otros ya que tiene ciertas limitaciones. Al haberse analizado solo los datos proporcionados por el Biobanco de Reino unido, no se puede generalizar para toda la población mundial. Pero por ahora, tienen la sospecha de que la disminución de los estrógenos (hormona femenina) es un posible factor que une la demencia y la menopausia temprana. Los investigadores dicen que «sabemos que la falta de estrógenos a largo plazo aumenta el estrés oxidativo, lo que puede aumentar el envejecimiento del cerebro y provocar un deterioro cognitivo». Pero no debe cundir el pánico entre las mujeres, ya que los expertos aseguran que la demencia se puede prevenir mediante el ejercicio físico diario, mantener unos niveles óptimos de vitamina D, no fumar ni beber alcohol y mantener un peso saludable.

Por