Huyó de su país en 2021 cuando los talibanes al poder en su país. Era presentadora en la televisión estatal, pero en España pasó meses durmiendo en la calle persiguiendo su sueño
Khadiya Amin huyó de Afganistán en 2021 cuando los talibanes regresaron al poder en su país. Trabajaba de presentadora en la televisión estatal y su presencia era una afrenta para las intolerantes mentes de los radicales. Huyó precipitadamente merced a “Reporteros Sin Fronteras” y a le mediación del gobierno envuelta en una bandera roja y gualda y sin tener noción alguna de español. Dejó atrás su patria y, lo que más le duele, a los tres hijos que tuvo con su ex marido. Amin tuvo que luchar mucho para volver a vivir. Se reconstruyó como mujer y como profesional tras largas horas trabajando en la hostelería para enviar dinero a su familia y durmiendo donde podía. Ahora tiene una columna en 20minutos y un futuro. Es ambiciosa: Quiere ser presidenta de un Afganistán libre y en el que mujeres y hombres sean tratados como seres humanos.La periodista dio una conferencia el jueves dentro del Seminario permanente de periodismo en zonas de conflicto ‘Julio Anguita Parrado’, organizado por la Cátedra UNESCO de Resolución de Conflictos de la Universidad de Córdoba. Al acabar atendió a COPE para explicarnos sus anhelos y la situación de las mujeres en su país.