El capitán del Deportivo reflexiona durante su etapa en el club coruñés, donde ha cumplido 300 partidos: «Quiero ascender y cerrar el círculo», deseó.
El capitán del Deportivo, Álex Bergantiños, repasó su trayectoria en el conjunto coruñés tras haber llegado a los 300 partidos oficiales el pasado fin de semana y uno de los episodios sobre los que reflexionó fue el de su detención en agosto de 2020, tras una denuncia de LaLiga, una actuación policial que fue investigada.»Es un tema que llevaba el abogado, hubo una investigación interna y no sé si va a ir mucho más adelante. Tampoco me quiero enredar demasiado en eso ni complicarme la vida, tengo la conciencia muy tranquila, sé lo que pasó. Si hay responsabilidades internas, que las depure la policía», comentó Bergantiños en una rueda de prensa telemática.El jugador coruñés fue denunciado por la patronal de clubes tras hacerse público un audio que envió a un grupo privado de Whatsapp en el que, según consideraba LaLiga, «manifestaba la posible predeterminación» del partido que el Deportivo iba a disputar contra el Fuenlabrada a principios de agosto de 2020 y que había sido aplazado en julio.Tanto el Juzgado de Instrucción número 3 de A Coruña como la Audiencia Provincial dieron carpetazo a esa denuncia de la patronal y este último órgano ordenó en marzo de 2021 que se investigase por detención ilegal a los dos policías que arrestaron al capitán del Deportivo por este caso.300 partidos con la camiseta del DéporDe sus 300 partidos con el Deportivo, ahora en Primera Federación, rescató su debut, que fue tardío, con 26 años, tras haberse formado en la cantera, sus primeros derbis con el Celta y, en Primera División, los partidos contra el Barcelona, al que batió varias veces.En lo negativo, mencionó el susto que dio en la ida de la final de la promoción de ascenso a LaLiga Santander ante el Mallorca (2-0) cuando quedó inconsciente en el terreno de juego después de un encontronazo con un rival, un contratiempo que le impidió disputar la vuelta, en la que el Deportivo fue eliminado.»Hubiese sido distinta la situación del club, la mía y la de todos estos años», dijo sobre aquella ausencia en la cita de Palma, donde el Deportivo perdió la opción de ascender y el siguiente curso bajó a Segunda B.Por eso el objetivo de Bergantiños no es otro que devolver al equipo al fútbol profesional y «cerrar el círculo», ya que él debutó como blanquiazul en Segunda División.»Ese sería, por así decirlo, un acuerdo de mínimos, que el club esté de nuevo en el fútbol profesional y cerrar esta etapa de muchos vaivenes», aclaró.Sobre el Extremadura: «Es triste, pero lo mejor es que se retire»Álex Bergantiños se solidarizó con sus compañeros del Extremadura, club que está en riesgo de liquidación, y consideró que no tenía que haber iniciado la temporada en la situación en la que lo hizo y ahora «lo mejor» sería que se retirara.El capitán deportivista consideró que «el del Extremadura es un tema muy complicado» y afirmó que «hay que ser solidario con los jugadores» del equipo de Almendralejo.»Con lo que están pasando, yo creo que lo mejor es que se termine. Es triste y desagradable que pase, pero lo que tienen que hacer es cerrar cuanto antes esta situación porque no es agradable ni para ellos, ni para los rivales, ni para la competición», apuntó en una rueda de prensa telemática.El Deportivo y el Extremadura bajaron juntos a Segunda B en 2020, fueron incapaces de recuperar la categoría el curso pasado y en la actual campaña sus caminos se han cruzado de nuevo en el Grupo I de Primera RFEF.»Todos pensamos que era una cosa a solucionar antes de empezar la liga. He estado en concursos de acreedores, no solo aquí, y se mezcla el tema judicial con el de la empresa y creo que lo ideal es que no hubieran salido a competir, que hubiera sido otro equipo», analizó el centrocampista sobre la situación de los extremeños.

Por