IU denuncia que la Junta haya obviado el carácter tóxico de La Colada y la institución rebate que el informe de baño desfavorable lo recibió en fecha posterior a los comicios
Avanza el verano, ni rastro de precipitaciones y el agua del embalse de Sierra Boyera continúa consumiéndose. Precisamente cuando más falta hace el agua, cuando más calor hace, más nos hidratamos y más necesitamos la ducha refrescante o la piscina, el agua del norte de la provincia agoniza. El pasado martes, los alcaldes de la Mancomunidad de Los Pedroches se reunieron de urgencia y sacaron conclusiones nada optimistas. En Sierra Boyera solo quedan 5,2 hectómetros cúbicos, casi un hectómetro menos que a comienzos de mes. El ritmo al que se está consumiendo el agua de Sierra Boyera (que nutre a todo el norte provincial) es de un hectómetro aproximado cada 15 días. Por eso, las previsiones pueden ser incluso peores de lo que eran en un inicio, cuando se dio un plazo de dos meses para que el embalse se vaciara. Esta versión contrasta radicalmente con la del presidente de Emproacsa, Esteban Morales, que se muestra más optimista. Frente a las reducciones de agua que se están produciendo en los pueblos del norte (más ahora incluso, que los ayuntamientos locales están empleando campañas de sensibilización ante la reducción del 10% del suministro), desde Emproacsa aseguran que la reducción del 10% era una medida muy anunciada y que conocían todos los alcaldes. “Si necesitan más agua, tienen que hacerlo saber a Emproacsa para que ponga en marcha el suministro extraordinario. Si no lo hacen, el agua se corta”, explica Morales. La Colada, un embalse intoxicadoEl pantano de La Colada se ha presentado como primera opción para realizar el trasvase a Sierra Boyera y solucionar este problema de sequía. Después de meses de tirar la pelota al tejado contrario, la Junta de Andalucía y la Subdelegación de Gobierno se han puesto de acuerdo para iniciar “cuanto antes” las obras que conecten ambos pantanos. El plazo que se ha dado es de cuatro meses desde el inicio de las obras, que aún no tienen fecha. Cuatro meses son más de lo que se presupone podrá aguantar el agua que queda en Sierra Boyera. A esto, además, hay que añadirle un segundo factor: el agua de La Colada es tiene elementos tóxicos. Izquierda Unida ha anunciado hoy que interpondrá una denuncia ante Fiscalía a la Junta de Andalucía tras conocerse que dos informes de Aguas de Córdoba, con fecha de marzo y de junio, mostraban una concentración de arsénico en este embalse siete veces superior a la permitida. Es decir, que el agua estaba contaminada. Sebastián Pérez, coordinador provincial de Izquierda Unida, ha lamentado además que la Junta de Andalucía aseguró por doble partida que «el agua de La Colada estaba en perfectas condiciones y lista para su baño» meses antes de las elecciones andaluzas, para después emitir un informe contrario una vez concluídas y prohibir el baño.La Junta, ciertamente, prohibió el baño el 1 de julio, pero fuentes de la institución aseguran a COPE que el infome desfavorable lo recibieron el 29 de junio, de forma posterior a las elecciones y que «inmediatamente, se prohibió el baño en el pantano». Ahora, el debate se encuentra en torno a la solución a este problema: las obras para unir La Colada a Sierra Boyera ya tienen luz verde y presupuesto asignado, pero el agua no es apta para el baño y, mucho menos, potable. El paso inmediato ahora, por tanto, es el proceso de potabilización, que corre a cargo de la Confederación Hidrográfica del Guadiana y de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

Leer másCórdobaRSS – Noticias de Andalucía

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy
Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?