Un sobresaliente elenco de veteranos y jóvenes artistas de primera fila ofrecieron un recital inolvidable
La sesión inaugural del Festival ha estado dedicada al Centenario del Cante Jondo. El programa se ha repetido dos días, los mismos que duró aquel certamen celebrado hace un siglo y que supuso un cambio de ruta en el flamenco, la más importante de las aportaciones de España a la música y la danza, aunque en este segundo apartado no podemos olvidar la llamada escuela bolera. El escenario elegido fue el mismo que entonces: la Plaza de los Algibes de la Alhambra.El espectáculo fijó su atención en el cante y el toque, es decir la música, dejando el baile para otras jornadas, y nos ofreció un elenco de primerísimas figuras que destacaron por su calidad. Además, la concepción de los distintos números que se fueron ofreciendo, resultó ágil, algo no muy común en el capítulo flamenco, donde a veces el desarrollo de sus funciones atiende más, por su extensión, a los aficionados que al público.Primer cuadroActuó como maestro de ceremonias Juan Pinilla, quien emuló a Ramón Gomez de la Serna en 1922. Actuó con su prosa fácil y natural simpatía, acudiendo cuando fue necesario a unos textos escritos con la maestría que los resuelve el cantaor, que esta vez nos ofreció otra de sus dimensiones. Abrió el cartel Pepe Habichuela, representante de una dinastía que ha elevado a lo más alto la guitarra flamenca y que quiso comenzar con unas soberbias granaínas, mostrando una categoría innegable.Segundo y tercer cuadroSubieron a continuación al escenario Miguel Ángel Cortés y Miguel Ochando. Ya no se volverían a bajar de las tablas y sobre ellos recayó el peso de todo lo que se escuchó desde ese momento. Con el Darro y el Genil comparó Pinilla a estos dos Maestros. Estuvieron en todo momento soberbios. Gran parte del éxito del espectáculo fue fruto de su talento.José de la Tomasa y Vicente Soto “Sordera” fueron los dos primeros en cantar. Lo hicieron silla con silla y demostraron el capítulo de decanos en el que se anunciaban, no significa ni mucho menos una merma de calidad. Luego llegó el turno de tres jóvenes, como los llamó el dicho programa: Kiki Morente, Antonio Campos y Jesús Méndez. Sus cantes por seguiriyas, tuvieron la profundidad de lo jondo. Cada uno a su estilo iba emocionando al público, que eso sí llegó a protestar, elevando la voz, por el excesivo volumen de la amplificación sonora.Cuarto y quinto cuadro El siguiente cuadro lo compusieron Antonio Reyes por los jóvenes y Juan Villar y Rancapino por los mayores. Emotiva la presencia de este último sobre el escenario, al que tuvo que llegar con ayuda, debido a su edad. Cuando entonó su cante, puso de manifiesto todos los matices que lo han encumbrado. Juan Villar acrisola toda la sabiduría de un artista veterano, mientras que Antonio Reyes nos regaló una soléa emocionante. Luego los tres se arrancaron por fandangos antes del “fin de fiesta” que se hizo por bulerías y todos sobre el escenario, incluido el presentador, poniendo el broche final Kike Morente con un emocionado recuerdo de a su progenitor con letra de García Lorca.En suma, una noche para el recuerdo tanto por la efeméride evocada como por la categoría de los artistas. El Festival ha vuelto a escribir otra página ara su historia.

Leer másGranadaRSS – Noticias de Andalucía

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?