Monseñor Rafael Zornoza, recuerda al Papa emérito como un «cooperador de la verdad»
Ha muerto el Papa emérito Benedicto XVI a los 95 años de edad, después de agravarse su estado de salud en los últimos días por su avanzada edad. ¡Cuánto sentimos su muerte! Ha sido un Papa grande que ha dado todo por la Iglesia, que se ha dado a sí mismo a través de su entrega diaria, su contribución al magisterio más profundo y clarificador, siempre en diálogo con la cultura y el hombre de hoy.Como Papa ha tenido un pontificado muy difícil que ha llevado a cabo con extrema dignidad, claridad y amor por la verdad. Finalmente nos ha regalado estos últimos diez años de presencia silenciosa, discreta, en la oración en la que nos hemos sentido acompañados y animados a trabajar, a orar y a ofrecernos. Benedicto XVI ha sido don inmenso para la Iglesia por sus estudios y su legado intelectual, por su presencia, por la extraordinaria obra pastoral que ha desarrollado, por su profundo magisterio. Queda como un gigante de la fe y de la razón aliado a la ciencia y al pensamiento que ha puesto su vida al servicio de la Iglesia universal hablando al corazon y la mente de los hombres con la profundidad espiritual, cultural e intelectual de su magisterio. Ha sabido transmitir al hombre de hoy con la autenticidad de su palabra que el único Señor de la Iglesia es Jesucristo. En esta convicción hay que encontrar la causa última de su libertad a la hora de su renuncia. J. Ratzinger era de una sencillez, modestia y austeridad increíble. Esto ha hecho que resaltara en él la grandeza de su humanidad y de su pensamiento. Aunque era refractario a los aplausos y a cualquier ostentación entendió que su vocación no era hacer su propia apetencia sino lo que Dios le pidiese en cada momento. Y actuó en consecuencia. Benedicto XVI nos invitó a ser minorías creativas que fermentan la sociedad con el Bien, la Verdad y la Bondad. ¡Gracias, Santo Padre emérito, Benedicto XVI, por tu fe ardiente, tu humilde sabiduría y tu gran amor a la Iglesia! Aquellas palabras «hemos vivido una aventura juntos» que nos dijo en el vendaval de Cuatro Vientos, la aplicamos también a la evangelización en la que estamos implicados. El Papa emérito ha realizado ahora su gran Pascua. A millares de fieles en el mundo nos queda la tristeza de su partida y un profundo agradecimiento. También la oración ante Dios misericordioso por el regalo de su esperanza arraigada en la fe y la caridad de su ministerio. Le confiamos a la bondad de Dios de la que siempre fue un testigo luminoso y un servidor eminente. “Venid a su encuentro, Ángeles del Señor.. Que Cristo que te llamó te reciba en la morada del Padre”. Descanse en paz Benedicto XVI. Gracias por toda una vida dedicada a Dios y a la Iglesia. Gracias por mostrarnos la belleza de la fe y la importancia de no separarla de la razón. «Servidor bueno y fiel (…) entra a participar de la alegría de tu Señor» (Mt 25,23) como quien vuelve a su casa, al hogar, tal como dijiste imaginar este encuentro al responder a una niña en Milán en 2012. Que el fascinante Amor de Dios que te sedujo en esta vida te colme eternamente en su presencia. El obispo de Cádiz y Ceuta pide a la diócesis orar por el eterno descanso del Papa emérito Benedicto XVI «humilde trabajador de la viña del Señor, sabio cooperador de la verdad que dialogó abiertamente con la cultura secularizada».Así mismo, pide a los sacerdotes diocesanos que celebren cuando sea litúrgicamente posible, tres misas en sufragio por su alma, así como que se toquen las campanas de las iglesias anunciando al Pueblo de Dios el fallecimiento de tan Santo Pontífice.

Leer másCádizRSS – Noticias de Andalucía

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *