Jue. Feb 9th, 2023

Dos mil localidades de El Arcángel han sido cedidas a residentes de centros de mayores para el duelo ante el Mérida. Acudimos al Centro de Huerta de la Reina a conocer su ilusión
Javier Marías decía que el fútbol es la recuperación semanal de la infancia. El Córdoba CF y el Ayuntamiento de la ciudad han decidido que el partido de este sábado en El Arcángel deje de ser un partido cualquiera de mitad de temporada para convertirse en un ejercicio de reencuentro y de cariño intergeneracional.Dos mil localidades del estadio serán destinadas por una jornada, merced al acuerdo entre club y el ente municipal, a que personas que viven en centros de participación activa de mayores o sus familiares puedan disfrutar de los noventa minutos de fútbol que disputarán Córdoba y Mérida.Al Centro de Mayores Huerta de la Reina-El Tablero no le falta de nada. En recepción dos botellas de anís La Cordobesa, un arbolito y decenas de guirnaldas hacen sentir que ha llegado la Navidad, al igual que los villancicos que reproduce sin parar un equipo musical vigilado por una amable encargada de seguridad. El director del centro, Jesús Rodríguez, muestra con orgullo las dependencias. Hay salas de reuniones, una modesta biblioteca, una sala de ordenadores que necesita que cambien de sistema operativo porque todavía va con Ubuntu, salas de bolillos “de encaje de bolillo”, me aclara, y hasta una máquina recreativa con el logo de Star Wars que parece fuera de lugar y que quedó como recuerdo de un encuentro con nietos que se produjo en la misma sala en la que ahora unas quince mujeres practican yoga. La clase con más éxito de todas. Junto a la recepción hay un largo listado de opciones como gimnasia de mantenimiento, bordado, bailes de salón, sevillanas… Algunos de los que vienen a darles clases cobran. Otros no. Por eso es necesario llevar el control de quienes asisten y quienes no. A Jesús Rodríguez le parece una idea estupenda lo de que cincuenta entradas hayan recaído en este centro. Especialmente porque él también fue muy futbolero antes de dedicarse en cuerpo y alma a Renfe: “Creo que va a ser un momento en el que muchos de nosotros nos vamos a volver a encontrar con el estadio y muchos acompañados de nuestros nietos. Probablemente estaremos creando escuela de futuro”. El choque le permitirá volver a un partido en concreto. El de la inauguración de El Arcángel ante el Recreativo de Huelva el 7 de noviembre de 1993. Rodríguez fue entonces con sus hijos y ahora irá con su nieto.Manuela Sánchez Lasarte lleva nueve años viviendo “arriba” como dice y tiene ahora 77 años. Volver al campo le supone una gran ilusión, y más poder ir con su marido. Ambos iban a animar al equipo en los tiempos de Primera División. Espera que metan algún “golesito”. El día a día es muy emocionante en el centro y está apuntada a algunos talleres y cuando falta…como tiene enchufe se lo perdonan.También tiene 77 Rafael Cabanillas, que nos dice que se encuentra “estupendo sin entrar en detalles” irá “por supuestísimo” al partido. Él y toda la familia porque viven en un ambiente muy futbolero. Coincide el encuentro con un evento en la casa de hermandad, pero el fútbol es prioritario. Vivió enfrente del estadio e iba mucho. Le tiene mucha estima al campo y recuerda que ha habido etapas en las que “el Córdoba ha ido para abajo y parece que ahora está retomando el ambiente. Estamos todos pendientes. En otros tiempos no había el dinamismo que hay ahora por culpa de los que manejaban los hilos”. Rosario Arenas, de 83, llevaba a sus nietos a ver al Córdoba y presume de que ya era socia en los tiempos dorados en los que Benegas era el portero. “Estoy siempre pendiente. ¿Esta semana empató?” La corregimos, porque perdió, pero le da igual: “Subimos seguro al final”. Este sábado va a ceder las entradas para que su nieto vaya con su novia “se han puesto más contentos que pa qué”, pero está segura de que volverá a vivir partidos de fútbol en El Arcángel porque incluso alardea de haber “ido con los autocares siguiendo al Córdoba cuando jugaba fuera”.Lo de Pedro Jódar Sánchez, de 71 años, es paradójico. No va a ir al campo, pero sí que irán su mujer y sus hijos. Y eso a pesar de que le encanta el deporte. Jugó al fútbol, fue al gimnasio y si le proponen hacer senderismo allá estará él, aunque ya los huesos no le respondan mucho. A la madrileña María Asunción Madruga, de 80 años, lo que más le preocupa del partido es la altura de los escalones del estadio, que le han dicho que son muy altos. No va a ir, aunque siga al Córdoba y esté convencida de que su sitio está, del tirón, en Primera. Manuela Castro, de 80 años se define como “egoísta por aprender”. Se va a perder el partido porque se lo ha cedido a sus hijos, pero como sabe que va a haber fútbol para los mayores, a la siguiente ocasión se cuela como sea. Como no le gusta mentir reconoce que el fútbol lo ve… pero no es mucho de eso. Le gusta más la gimnasia, correr, el pasodoble, el carnaval, el coro… le gusta todo: Aprender y preguntar.Decía William James que las fiestas de la vida son las funciones de ella cubiertas con una especie de manto mágico que no puede ser descrito. El fútbol se convertirá este sábado en una excusa. En un motivo. En un recuerdo. En un abrazo. En el reencuentro entre nietos y abuelos y abuelas. En felicidad. Cumplirá, así, el motivo para el que fue creado. Y por el que jamás podrá ser suficientemente bien descrito.

Leer másDeportes CórdobaRSS – Noticias de Andalucía

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Generated by Feedzy
Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?