Hace mucho tiempo que quería escribir sobre este tema ,ya que me llama la atención como muchas veces en relación en diversos asuntos donde la protagonista somos nosotras las mujeres, las críticas y juicios no vienen de parte de los hombres si no de nuestro propio género…Las mujeres somos muy crueles entre nosotras 

Desde pequeñas, las mujeres competimos por ser las más guapas, listas y exitosas. Y si eso implica destriparnos las unas a las otras, lo hacemos.

Echo la vista atrás hacia mi infancia y me doy cuenta de que en las charlas de patio, la envidia ya se atisbaba en los corrillos femeninos. La que era muy lista era tachada de poco agraciada, la muy guapa de poco lista y el resto luchábamos por no ser encasilladas. También recuerdo que era frecuente que varias chicas, íntimas a morir, dejasen de golpe de hablarse. Las discusiones estaban a la orden del día. ¿Por qué? Pues todavia aun me lo pregunto.

Carmen Gálvez Vega.

Yo puedo decir por experiencia propia que eso ocurría en mi etapa de estudiante. Siempre he  observado a los demás y el patrón en los grupos femeninos siempre se repite. Nos criticamos entre mujeres , incluso a las que juramos no hacerlo jamás.Puedo contar con los dedos de una mano las ocasiones en las que he oído a un hombre criticar a otro que sea su amigo. Peor todavía, a otro, a secas. Sin embargo, y muy a mi pesar, me faltan dedos para hacer lo mismo cuando se trata de dos mujeres. ¿El motivo? No creo que sea algo intrínseco a la mujer. Igual que tampoco creo que el hombre sea simple por naturaleza. Me parece, sencillamente, que la educación y el entorno social en el que vivimos nos ha moldeado así. Los hombres no se ven los unos a los otros como amenazas. Las mujeres sí. Y odio decir esto, pero el patriarcado tiene la culpa. Si nos vemos como enemigas, no luchamos juntas. Divide y vencerás. Blanco y en botella.

La publicidad y lo que se espera de nosotras socialmente tampoco nos pone las cosas mucho más fáciles. Así pues, cuando una de nosotras consigue todos los requisitos para poder ser considerada una ‘superwoman’, instantáneamente morimos de envidia.  

El verdadero problema es que criticamos sin darnos cuenta. Como he explicado al inicio, yo crecí viendo como nos sacábamos faltas  las una a las otras  porque era lo que se hacía en el patio del instituto.. Los chicos jugaban al fútbol y nosotras nos dedicábamos a destripar a la chica del día porque llevaba la falda muy corta y solo quería llamar la atención.Cuando llegué a mi primer trabajo, me di cuenta de que las mujeres seguimos actuando de la misma manera. Si asciendes, te has acostado con el jefe. Si te llevas bien con el jefe es porque quieres un ascenso. Es un círculo vicioso del que no se sale nunca. Y os diré una cosa…Es agotador. 

En serio.

Sin embargo, creo que las mujeres hemos empezado a tomar conciencia de este tremendo error que cometemos. Lo sé porque últimamente suelo  leer mucho en las redes sociales  la frase de ¿os dais cuenta de cómo nos criticamos las mujeres unas a las otras  sin justificación alguna?

¡¡Bingo!!

¿Seremos capaces de cambiar?

Pa tí y Pa mí … Realmente, espero que así sea porque si no…mal vamos.

Blog. Carmen Gálvez Vega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?