El danés volvió a marcar en su segundo partido con la selección en un partido que sirvió de homenaje tras su regreso y terminó con victoria sobre Serbia. Croacia vence a Bulgaria.
Croacia, 2 – Bulgaria, 1Un gol del delantero Andrej Kramaric a falta de diez minutos para la conclusión del encuentro permitió a la selección de Croacia, la vigente campeona del mundo, saldar con una victoria el segundo de los dos amistosos que disputó en Doha, tras imponerse este martes por 2-1 a Bulgaria.La salida al campo en el tramo final del encuentro de jugadores como Luka Modric o el propio Kramaric permitió al equipo balcánico dar la vuelta a un encuentro que se le puso cuesta arriba con la expulsión a los 63 minutos del defensa Duje Caleta-Car. Superioridad numérica que no tardó en aprovechar la selección de Bulgaria que diez minutos después, en el 70, se adelantó en el marcador con un gol de Kiril Despotov.Un gol que, curiosamente, le costó la expulsión al jugador del Ludogorets, que vio la segunda cartulina amarilla por quitarse la camiseta durante la celebración del tanto. Circunstancia que unida a la entrada en el terreno de juego de Luka Modric, que sustituyó a los 72 minutos a Lovro Majer, permitió a Croacia cambiar por completo el guión del partido.De hecho, tan sólo habían transcurrido cuatro minutos desde que había ingresado en el campo cuando el jugador del Real Madrid igualó la contienda (1-1) con un gol de penalti. Una remontada que se encargó de culminar para los croatas, que el pasado sábado empataron 1-1 con Eslovenia, el delantero del Hoffenheim alemán Andrej Kramaric, que estableció en el minuto 80 el definitivo 2-1 para los subcampeones del mundo.Dinamarca, 3 – Serbia, 0Christian Eriksen, que hace nueve meses protagonizó un dramático desplome contra Finlandia en la Eurocopa, vivió hoy un regreso feliz al estadio Parken con la goleada de Dinamarca a Serbia (3-0), en la que firmó uno de los tantos.El centrocampista danés, que volvió a jugar al fútbol hace unas semanas con el Brentford inglés y un desfibrilador instalado, tuvo una noche mágica, con un estadio lleno por primera vez en un amistoso en 17 años y ejerciendo de capitán, por la ausencia de Kjær y el bonito gesto de Schmeichel.»Bienvenido de vuelta, Christian», rezaba una pancarta en uno de los fondos del estadio que en junio pasado vivió un drama después de que Eriksen estuviese muerto varios minutos por un paro cardíaco.Hoy, en cambio, el diez de Dinamarca, que ya había marcado hace unos días en su regreso en Amsterdam contra Holanda, se fue entre aplausos y ovaciones, elegido el mejor de su equipo, a pesar de una goleada engañosa, en un partido mucho más igualado de lo que refleja el marcador.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy
Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?