El obispo de Málaga, Jesús Catalá, asegura que terminar la segunda torre del primer templo malagueño no es prioritario
El obispo de Málaga, monseñor Jesús Catalá, ha resaltado la importancia de cuidar el patrimonio cultural y especialmente se ha referido a la Catedral, con problemas históricos de humedades y la necesidad de acometer el tejado a dos aguas. En este sentido, ha avanzado que, en su opinión, terminar la segunda torre del primer templo malagueño no es prioritario.»Lo menos importante es la torre y lo digo ya: yo no la voy a hacer». Así lo ha indicado el prelado malagueño en su intervención en un desayuno informativo en el que ha asegurado que no se acometerá esta torre «lo primero por falta de tiempo».FINANCIACIÓNSí es urgente acabar con las humedades y, por ello, ha agradecido que por fin la Comisión provincial de Patrimonio Histórico de Málaga haya aprobado esta semana el proyecto de intervención en el tejado de la Catedral de la ciudad, con casi 500 años de antigüedad y que el Obispado lleva años reclamando.Cuestionado por cómo se financiarán estos trabajos, ha recordado que instituciones civiles, económicas, empresas y privados de Málaga le trasladaron en su día que estaban dispuestos a «terminar» la Catedral. «Hay promesa de bastantes instituciones y espero que la Junta se implique», ha sostenido.Catalá ha criticado que durante casi 40 años «ha habido muy poca colaboración de la Junta de Andalucía en el patrimonio de la Iglesia», añadiendo que el actual Gobierno de Andalucía sí ha tenido «un cambio de actitud respecto a colaborar en la financiación de obras que interesan a todos».En este punto, se ha mostrado «muy esperanzado en que Málaga va a responder». De hecho, ha asegurado que abrirán una cuenta bancaria para aquellos que quieran colaborar en el arreglo del primer templo de la ciudad: «Pasaremos el cepillo y todo lo que haga falta pero las instituciones estoy convencido de que se van a volcar».SINFONÍA INACABADAEl obispo de Málaga ha recordado en su intervención que llegó a la ciudad en 2008 sin haberla pisado nunca y vio «retos pastorales, de religiosidad popular, en las parroquias y en el patrimonio», admitiendo que es «un proceso lento» pero que hay que hacer.Ha aludido a que el seminario, que cumplirá 100 años próximamente –en el año 2020 se conmemoró el centenario de la puesta de la primera piedra–, necesitaba una rehabilitación y no tenía plan especial (actualmente sí) mientras que la Catedral «se había quedado bloqueada desde 1782″ y no tenía plan director.»A la Catedral de Málaga, cuando llegué, se le llamaba la manquita y a mí eso me molestaba; no está manca, no le falta sólo la torre, le faltan las cubiertas, que el arquitecto tenía en los planos; no tenía ni tiene sacristía sino que lo que utilizamos en la antesacristía; y de los cubillos dos son inutilizables», ha relatado.El prelado ha calificado la Catedral de Málaga como «una sinfonía inacabada y habría que hacer lo posible para resguardarla de las filtraciones de la lluvia porque es roca calcárea y es como el azúcar que se disuelve en el café».También había que acometer la rehabilitación de templos como San Juan Bautista, Los Mártires o San Pablo Apóstol, todos en el centro histórico, agradeciendo al Ayuntamiento de Málaga su colaboración «de manera significativa».A su juicio, la «preocupación» de rehabilitar el patrimonio de la Iglesia es «una tarea del obispo y de toda la sociedad malagueña». «Estoy contento de haber visto una realidad y haberla acometido. Las cosas de palacio van despacio».

Leer másMálagaRSS – Noticias de Andalucía

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy
Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?