En el espacio de esta semana, nuestro preparador físico nos da las mejores claves para empezar una rutina de ejercicios físicos para personas no iniciadas. Tu constancia será vital
Llega la primavera, que es el paso previo al verano, y todos queremos vernos bien. Pero por un tema u otro no acabamos de estar en un centro deportivo o un gimnasio. Nos cuesta cada vez más. Es por ello que en este capítulo te contamos como puedes solucionarlo y empezar de una vez a verte mejor y estar como se debe. Al menos intentarlo.Comenzar un programa para estar en forma es una de las mejores cosas que puedes hacer para tu salud. La actividad física puede disminuir el riesgo para enfermedades duraderas y mejorar el equilibrio y la coordinación. También puede ayudar con la pérdida de peso, el sueño y la autoestima. Puedes iniciar un programa de entrenamiento en solo cinco pasos.EL TIEMPO ES CLAVEEncontrar tiempo para hacer ejercicio puede ser un desafío. Para que te resulte más fácil, programa el horario como lo harías con cualquier otro compromiso. Haz un plan para mirar tu programa favorito mientras caminas en la cinta. Lee mientras pedaleas en una bicicleta estática. O bien tómate un descanso y ve a caminar durante tu jornada laboral.No tienes por qué hacer todo el ejercicio de una sola vez. Integra la actividad física en tu día. Aún obtendrás beneficios aeróbicos si haces sesiones más cortas unas cuantas veces al día. Además, las sesiones más cortas pueden ser más fáciles de combinar con tu agenda que una sola sesión de 30 minutos. Cualquier actividad física es mejor que ninguna.IR POCO A POCOSi sientes dolor, falta de aire, mareos o náuseas, haz una pausa. Es posible que te estés presionando demasiado. Sé flexible. Si no te sientes bien, puedes tomarte uno o dos días libres.Evalúa si estás en forma seis semanas después de empezar tu programa. Luego, vuelve a hacerlo cada pocos meses. ¿Cómo te está yendo? Es posible que debas agregar más tiempo de ejercicio. O quizá descubras que estás haciendo el ejercicio justo para alcanzar tus metas y estar en forma. Si pierdes la motivación, establece nuevas metas o prueba otra actividad. Entrena con amigos o toma una clase en un gimnasio.