La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha mostrado este martes su «especial» preocupación por la violencia política, una lacra que «no se ejerce contra todas las mujeres» sino contra las que quieren promover e impulsar «transformaciones feministas».
La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha mostrado este martes su «especial» preocupación por la violencia política, una lacra que «no se ejerce contra todas las mujeres» sino contra las que quieren promover e impulsar «transformaciones feministas». De esta forma se ha expresado Montero durante su intervención en un en el evento «Mujeres defensoras de derechos humanos, territorio y planeta», en el marco de la 66 Comisión de Naciones Unidas sobre el Estatus Jurídico de la Mujer (CSW, por sus siglas en inglés), en el que ha participado también la ministra argentina de las Mujeres Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez. Ha sido un acto en el que las participantes han intervenido cada una de forma telemática, Montero ha advertido de la violencia política contra las mujeres activistas, quienes desde las instituciones asumen posiciones de transformación de políticas públicas «que pueden caminar hacia otra forma de comprender la vida en sociedad» y de pensar en una organización para que «todas las vidas sean dignas de ser vividas». «Es uno de los temas que me preocupa especialmente», ha dicho la ministra, quien ha opinado que este tipo de violencia tiene una serie de causas y no se despliegan contra todas las mujeres sino con las feministas. Con aquellas que quieren impulsar y promover «transformaciones feministas», según Montero, para quien el capitalismo es un «sistema incompatible con la vida». Y es la extrema derecha, ha dicho, la que pone en el centro de su agenda esa violencia política frente a los derechos de las mujeres y de las feministas que lideran procesos colectivos. Así, el objetivo de ese tipo de violencia, a juicio de la ministra de Igualdad, es frenar los cambios sociales y políticos que están consiguiendo el movimiento feminista que está siendo «capaz de disputar el poder». Por su parte, la ministra argentina ha destacado que la desigualdad se agudiza a medida que se profundizan las políticas económicas liberales y que está «en el ADN del sistema patriarcal». A su juicio, el modelo de desarrollo económico basado en la extracción de energías naturales está agotado y ha alertado de que América Latina y Caribe son las regiones «donde mayor peligro corren» las personas que defienden los Derechos Humanos y el medio ambiente. También ha denunciado que las comunidades que están muchas veces lideradas por mujeres indígenas que defienden la tierra, «son el blanco de los ataques». «La violencia contra las mujeres defensoras es un continuo», ha señalado la ministra argentina en el evento, en el que también ha participado la hija de la líder indígena hondureña Berta Cáceres, Laura Zúñiga. EFE bpc/fg

Por

Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?