Fallecía por una angina de pecho a los 76 años
Pantalones de pinza, abrigo largo, bufanda de cuadros y la boina. Carga en sus manos una maleta, una cesta de mimbre con unos “polluelos del pueblo” para su hijo el médico y cuadro de “la Antonia”, su mujer. Cansado y asombrado ante el bullicio y tráfico de la gran ciudad. Es Agustín Valverde que acaba de llegar en tren a Madrid para vivir una nueva vida junto a su hijo una vez que ha quedado viudo. En realidad es Paco Martínez Soria en una de sus grandes y legendarias interpretaciones en la gran pantalla, en la –ya mítica y exitosa- película ‘La ciudad no es para mí’, su película favorita y la que le encumbró a leyenda del cine español. El de cateto de pueblo fue uno de los roles que más interpretó y por el que, sin duda, más se conoce a Martínez Soria, al que recordamos el día en el que se cumplen 40 años de su fallecimiento a los 79 años.Nacido en Tarazona, Aragón, en diciembre de 1902, viajó a Barcelona donde cumplió uno de sus sueños al montar una compañía de teatro. Y precisamente sobre las tablas conoció a su mujer Consuelo Ramos, una espectadora del teatro con quien tuvo cuatro hijos, Natividad, Consuelo, Eugenia y Francisco.Durante un tiempo compaginó la interpretación en el teatro y en el cine, consiguiendo grandes éxitos con la ya mencionada ‘La ciudad no es para mí’ o ‘Abuelo made in Spain’Conocida su vis cómica, recordamos que Paco representar obras de Shakespeare y Molière.Fallecía Paco Martínez Soria el 26 de febrero de 1982 en Madrid tras sufrir una angina de pecho. El aragonés se encontraba en la capital donde estaba ensayando la obra ‘¡Guárdame el secreto, Lucas!’ que nunca llegó a estrenar. Su última película, ‘La tía de Carlos’, dirigida por Luis María Delgado en 1981.‘LA CIUDAD NO ES PARA MÍ’‘La ciudad no es para mí’ es el gran éxito de Francisco Martínez Soria y, quizás, fuera la película favorita del actor por eso o porque todo el mundo siempre le recordaba el brillante papel que interpretó.En cuanto se dice su nombre, inmediatamente nos viene esa imagen que describíamos al principio convertida ya en un icono de nuestro cine.Dirigida por Pedro Lazaga en el año 1966, está basada en una obra de teatro (de gran éxito, también) escrita por Fernando Ángel Lozano, pseudónimo de Fernando Lázaro Carreter. ‘La ciudad no es para mí’ consiguió un éxito de taquilla recaudando 73 millones de pesetas, y más de cuatro millones de espectadores.En esta película no solo descubrimos a Martínez Soria sino la radiografía de aquella España de los 60, en blanco y negro.Cuenta la cinta la nueva vida de Agustín Valverde (Paco Martínez Soria) tras enviudar y marchar de su pueblo, Calacierva a Madrid donde reside su hijo médico, Agustín (Eduardo Fajardo). Y a partir de ahí, nos enfrascamos en divertidas y entrañables historias que vive esta familia adinerada que se codea con la alta sociedad, en muchas ocasiones molesta por la presencia de su padre, el cateto del pueblo, que más de una vez el mete en apuros.No era el pirmer papel que interpretaba en la gran pantalla, pero sí el que le dio fama y reconocmiento. Martínez Soia ya había rodado una veintena de películas, pero su interpretación de cateto de pueblo ha quedado grabado para siempre en la historia de nuestor cine. Martínez Soria fue galardonado con el Premio Fotogramas de Plata al mejor intérprete de cine español de 1966 por esta película.‘ABUELO MADE IN SPAIN’Otro de los roles más interpretados por este actor y cariños fue el de abuelo, con el que también consiguió grandes éxitos y una huella imborrable en quienes, a día de hoy, siguen disfrutando de sus películas.Con ‘Abuelo Made in Spain’ repite éxito najo la dirección de Pedro Lazaga y con la compañía de actores de la talla de Florinda Chico o Mónica Randall. Y, de nuevo, vuelve a Madrid, pero esta vez para conocer a su nieto.

Por