Países como India, Afganistán o Nepal han evitado condenar los ataques de Rusia a Ucrania
Los países del Sur de Asia evitaron hoy las condenas claras al ataque de Rusia a Ucrania, con reacciones como las de la India, Pakistán o Nepal, que se refirieron sobre todo a la necesidad de una solución diplomática al conflicto.A los moderados comentarios de la India o Nepal, y una atípica visita del primer ministro de Pakistán, Imran Khan, a Moscú para reunirse hoy con el presidente ruso, Vladimir Putin, se suman Afganistán, Bangladesh y Sri Lanka, que con su silencio eludieron fijar su posición en el conflicto.LA INDIA»La India sigue de cerca la situación cambiante», dijo en un comunicado el Gobierno de Nueva Delhi, en el que indicó que «el foco de atención es la seguridad de los indios, especialmente de los estudiantes» que se encuentran en territorio ucraniano.La posición del Gobierno del primer ministro indio, Narendra Modi, quedó un poco más elaborada durante la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU en la que el representante permanente de la India, TS Tirumurti, instó a «una desescalada inmediata».Si esta situación no se maneja con cuidado, «pueden socavar la paz y la seguridad de la región», agregó el representante, sin una condena al ataque.La escueta declaración de Nueva Delhi provocó la «decepción» del embajador de Ucrania en la India, Igor Polikha, que dijo que esperaba «una actitud mucho más favorable del Gobierno indio en esta situación de crisis».»Pedimos, suplicamos, el apoyo de la India. La India en un poderoso jugador global (…) No sé a cuántos líderes mundiales Putin presta atención, pero el estatus de Modi me da esperanza de que si habla con firmeza, Putin al menos se replantee (su ofensiva)», imploró Polikha desde Nueva Delhi.PAKISTÁNLos eventos de la jornada coinciden también con la visita de Khan, a Moscú, la primera de un primer ministro paquistaní en 23 años, para reunirse con el presidente ruso.»Creemos que debemos tener buenas relaciones con Rusia y China y esto es muy importante para nuestra economía regional. Por eso es que se está llevando a cabo esta visita», dijo el portavoz del Gobierno de Pakistán, Fawad Chadhry.NEPALPor su parte el Gobierno de Nepal hizo «un llamamiento a todas las partes involucradas para que ejerzan la máxima moderación para no aumentar la tensión”, indicó en un comunicado el Ministerio de Exteriores.Nepal, sin hacer referencia directa a las partes, consideró que «los principios de soberanía e integridad territorial consagrados en la Carta de las Naciones Unidas son sacrosantos y deben ser respetados”.“Nepal se opone a cualquier uso de la fuerza contra un país soberano en cualquier circunstancia”, añadió.El portavoz del Ministerio de Exteriores, Sewa Lamsal, indicó a Efe que el Gobierno de Nepal en este momento trabaja en los arreglos necesarios para el regreso seguro de un centenar de nepalíes en Ucrania.BANGLADESH, MALDIVAS, SRI LANKA, AFGANISTÁN Y BUTÁNLa posición de países como Maldivas, Sri Lanka, Afganistán o Bután, que no han hecho comentario alguno al respeto, podría ser todavía más difusa.»Nuestra posición es que no estamos alineados y que no estamos tomando partido en absoluto. Sri Lanka no puede ponerse del lado de Occidente ni puede apoyar a Rusia aquí”, dijo a Efe el analista político esrilanqués Aruna Kulatunga.El ministro de Plantación, Ramesh Pathirana, indicó esta semana que como resultado del conflicto entre las dos naciones, Sri Lanka podría ver un deterioro de la crisis económica que vive el país, ya que las tensiones afectarán los precios del petróleo de la isla.Desde el punto de vista de Bangladesh, el mensaje puede ser «que están en contra de la injerencia en asuntos internos de cualquier país, no es solo una injerencia militar sino una injerencia de cualquier tipo”, dijo a Efe el internacionalista y profesor en la Universidad de Dacca, Delwar Hossain.“No hay nada por lo que Bangladesh se sienta particularmente preocupado. Bangladesh se verá afectado económicamente al igual que otros países», dijo para referirse al desinterés del Gobierno de tomar una posición pública.

Por