El colegiado congoleño Jean Jacques Ndala señaló un penalti en un centro de un jugador del Al Ahly que golpeó el muslo de un defensa del Raja. Fue al VAR a verlo y se ratificó.
Surrealista lo ocurrido este sábado en la ida de los cuartos de final de la Champions Africana entre el Al Ahly de Egipto y el Raja Casablanca que se disputaba en tierras egipcias. Corría el minuto 10 de partido cuando un centro desde la banda izquierda de un jugador local golpeaba en el muslo de un defensa del equipo marroquí. El colegiado congoleño Jean Jacques Ndala no lo dudaba y señalaba el punto de penalti al entender que había habido una mano. Ndala fue llamado al VAR para revisar la jugada y tras unos segundos delante del monitor, y en una escandalosa decisión, no se desdijo de su error si no que volvío a mantener que había habido penalti pese a que el balón ni siquiera roza la mano del jugador del Raja y si lo hubiera hecho venía desde su propio muslo.Los futbolistas visitantes no se podían creer la decisión del trencilla al que acosaron con sus protestas. El vídeo ha dado la vuelta al mundo ante el bochorno por la inentendible decisión de un árbitro que se atiene a una posible suspensión. El partido lo ganó el Al Ahly por 2-1. El primero de los tantos llegó tras transformar El Solia la vergonzosa pena máxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?