El Tenerife, en su peor momento de la temporada, acumula su tercer partido consecutivo en casa sin ganar
Cuatro puntos de dieciocho. El balance de este tramo lo dice todo en números. Pero lo peor son las sensaciones. El Tenerife, que este sábado no ha pasado del empate ante el Zaragoza, debió perder por ocasiones y tuvo en su portero al mejor futbolista sobre el terreno de juego. Intentó Luis Miguel Ramis juntar entre líneas a gente de calidad como Shashoua y Andrés Martín. Tener el balón, madurar sus ataques, generar superioridad en el medio. El plan estaba claro, pero desde el principio se vio que no salía. Los visitantes tuvieron la primera en los segundos iniciales, generaron media docena de llegadas en la primera parte y marcaron en una de ellas. Fue una mala decisión de Elady, que intentó un cambio de orientación. Es un ejemplo gráfico de lo que le pasa a este Tenerife, empeñado en hacer cosas que no se le dan bien. Nadando contracorriente supo, en cambio, reaccionar relativamente rápido. Marcó Shashoua, que cazó un rechace tras un centro de Pomares. Quedaba más de una hora de partido. Pero el tiempo es mucho o poco en función de lo que hagas para aprovecharlo. Y los blanquiazules tiraron la primera parte, metidos en un toque que iba a ninguna parte. Sin apenas disparar a puerta, todos miraron al banquillo y al tiempo de descanso como soluciones. Ramis introdujo a Bermejo, el atacante más decente de la reanudación, por Elady. Pero el equipo, con más balón hasta el final, no generó para ganar el partido. En cambio, permitió que el Zaragoza lanzara contragolpes peligrosos. En uno, Soriano derribó a Azón fuera del área y hasta el VAR revisó si era expulsión. En otro, tapó un remate a bocajarro de Nano que parecía el 1-2. Mucho tendrá que mejorar el Tenerife para recuperar el nivel que le hizo soñar con el ascenso.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?