Lun. Nov 28th, 2022

Las cubiertas de la nueva Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Sevilla albergarán una micro planta fotovoltaica y eólica de hasta 85 y 15 kilovatios de potencia, respectivamente. Todo ello formará parte de un laboratorio con el que el centro universitario va a investigar, mediante el uso de la inteligencia artificial, cómo resolver técnicamente el reto de integración masiva de los recursos distribuidos basados en energías renovables.

El edificio, situado en el Parque Tecnológico Cartuja, se suma así a la iniciativa de los más de una decena que ya están incorporando estas instalaciones de energías verdes para ser autosuficientes. Lo han hecho en el marco del proyecto global eCity que lidera Endesa y que se extiende a todo el recinto para convertirlo en una isla autosuficiente en 2025.La iniciativa ha contado con un presupuesto de 400.000 euros aportados por la Consejería de Transformación Económica

El director de la Politécnica, Carlos León, es quien pilota el proyecto ‘Microgrid living lab para el empleo de inteligencia artificial en la integración de energías renovables y la gestión de la flexibilidad’, del Departamento de Tecnología Electrónica e Informática Industrial TIC 150. En declaraciones a Europa Press asegura que esta iniciativa cuenta con un presupuesto de alrededor de 400.000 euros aportados por la Consejería de Transformación Económica como infraestructura de investigación singular.

Almacenamiento de baterías de litio
Además de esa micro planta fotovoltaica y eólica, la nueva Politécnica -Centro Andalucía Tech Escuela Politécnica Superior (Cateps)- construirá un almacenamiento de baterías de litio de 50 kilovatios y dispondrá de cargadores de vehículos eléctricos, que en un futuro, también cumplirán la función de almacenamiento. Todo ello, junto con la planta solar y eólica, conformarán una microrred de energía verde conectada a unos servidores informáticos en los que, mediante el uso de tecnología de inteligencia artificial, «se podrán programar complejos algoritmos para estudiar cómo integrar de forma masiva las microrredes de renovables que van a salpicar el territorio en un futuro no muy lejano».

La dispersión de esas microrredes -basadas en un mix energético- requiere prever desde cuál va a ser la demanda a cómo va a comportarse el clima para que, en función de esos parámetros, poder derivar energía de una microrred a otra. En este proyecto, Carlos León explica que se va a abrir una línea de colaboración también de otras universidades europeas, como la de Génova y Niza.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Generated by Feedzy
Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?