Alicia López
Alicia López Hace un año Ciudadanos y PSOE negociaron un golpe de mano para desbancar del Gobierno murciano al PP, entonces socio de los naranjas, que no prosperó porque tres diputados de Cs se echaron para atrás, pero el «efecto mariposa» que desencadenó arrasó a los de Arrimadas y se ha llevado por delante incluso a Pablo Casado. Aquella operación fallida, que se evidenció el 11 de marzo de 2021, generó tal tormenta que Ciudadanos perdió de un plumazo el Gobierno autonómico murciano y poco después el de la Comunidad de Madrid, muy tensionado por la falta de entendimiento estructural entre Isabel Díaz Ayuso y su entonces vicepresidente, Ignacio Aguado. El adelanto electoral en Madrid, el 4 de mayo siguiente, sacó a Ciudadanos de la Asamblea e hizo mucho más fuerte a Ayuso (pasó de 30 a 65 escaños), que se deshizo de los naranjas y consiguió gobernar en solitario con el apoyo externo de Vox, una fortaleza que aprovechó para exhibir músculo ante el líder del PP. Peleó desde ese momento por liderar el PP de Madrid pese a las trabas que encontraba en Casado y en su lugarteniente, Teodoro García Egea, quien al mismo tiempo se aplicaba en asfixiar a Ciudadanos para hacerle desaparecer. Para ello, Egea fichó al que fuera ‘fontanero’ de esa formación en la etapa de Albert Rivera, Fran Hervías, quien fue el que hizo saltar por los aires la operación de Murcia, según señalaron los naranjas, y maniobró todo lo que pudo para desestabilizar a su antiguo partido. El goteo de fugas a partir del fracaso de Murcia fue incesante en Cs -muchos se acoplaron en el PP, entre ellos Toni Cantó-, se desestabilizaron ayuntamientos como el de Jaén o Granada y perdieron el grupo parlamentario en el Senado aparte de otras calamidades. Aparentemente lo que sí parecía que habían logrado los de Arrimadas era frenar al PP en sus intentos de precipitar las elecciones en las otras dos comunidades que aún compartían gobierno, Castilla y León y Andalucía. Sin embargo al final, según Cs, el presidente castellano y leonés, Alfonso Fernández Mañueco, rompió la baraja al sucumbir a las presiones de Casado que necesitaba una victoria rotunda como la madrileña para parar los pies definitivamente a Ayuso. Las elecciones, el 13 de febrero, no salieron como había planeado Génova ya que si bien el PP se deshizo de Cs (pasó de doce a un único escaño) está obligado ahora a pactar con Vox para gobernar. A partir de ese momento es el PP el que entra en barrena y solo tres días después el partido salta por los aires a cuenta del pulso entre Casado y Ayuso que, al menos en el primer asalto, gana ella. Consigue imponer su relato en la polémica por el cobro de una comisión en la compra de mascarillas por parte de su hermano durante los primeros momentos de la pandemia, acusando además a la dirección de haber intentado acabar con ella. Es Casado el que al final se queda solo con Egea, abandonado completamente por los suyos y se ve obligado a marcharse. Y todo por el aleteo de una mariposa en Murcia. EFE alr/fg

Por

Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?