El epidemiólogo y exdirectivo de la OMS ha analizado los indicadores de covid-19 en Dinamarca, que marcan una tendencia inversa a la de España
Hace casi dos meses que dimos comienzo al 2022 y la situación de la covid-19 en nuestro país es muy distinta a la que se vivía a principios de enero. La sexta ola se muestra en claro descenso desde hace semanas y los indicadores arrojan datos positivos a diario, lo que nos hace pensar, que el fin de ómicron puede estar cerca. Los últimos datos oficiales publicados por el Ministerio de Sanidad reporten una incidencia acumulada de 613, una caída algo más ralentizada que en días anteriores, lo que también se refleja en el número de contagios, 27.527 en 24 horas, aunque las comunidades siguen notificando muertes, 248 más este viernes.Según las cifras, el impacto de la sexta oleada decrece en transmisión y ocupación hospitalaria, de forma que el número de pacientes covid ingresados en toda España ha descendido en los últimos 7 días desde de los 9.742 hasta los 7.248, con 1.053 que aún permanecen ingresados en las unidades de cuidados intensivos. Con esta cifra, la ocupación en las UCI desciende hasta el 11,3 % desde el 13,7 % registrado hace una semana.Cataluña (20,7 %) y Aragón (19,7 %) son los territorios con la mayor tasa de pacientes graves en UCI, mientras que el resto (menos País Vasco y Baleares con un 15 %) se encuentra ya por bajo del umbral del 15 % que advierte sobre riesgo alto. Desde el inicio de la sexta ola, a mediados de octubre, ha habido 12.493 decesos, que elevan a 99.410 las muertes desde que comenzó la pandemia, por lo que esta última oleada ha acaparado algo más del 10 % de los óbitos oficiales relacionados la covid-19. Asimismo, las estadísticas del Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo) del Instituto de Salud Carlos III, apunta a un exceso de mortalidad de más de 100.000 casos desde marzo de 2020, cuando comenzó la pandemia.El caso de Dinamarca: fin a las restricciones el 1 de febreroCon estos datos sobre la mesa, la relajación de medidas en los distintos países es una realidad. Sin embargo, alrededor del mundo, cada lugar sigue un ritmo completamente distinto, y esto supone que el efecto en la incidencia sea desigual. Algunos países, como Dinamarca, ya han eliminado completamente sus restricciones y este hecho empieza a tener consecuencias. El pasado 1 de febrero, dicho país ponía fin a la mascarilla en interiores, así como a las restricciones en restauración, vida social y ocio, pese a marcar unas cifras de contagios de récord. Sin embargo, los indicadores del país no han dejado de aumentar en las últimas semanas. El epidemiólogo y exdirectivo de la OMS, Daniel López Acuña, ha analizado, a través de Twitter, lo que ha ocurrido en Dinamarca. Para el experto, estos datos «podían anticiparse», debido a que el país «actuó precipitadamente». «Los gráficos son muy reveladores de los malos resultados que se obtienen cuando las medidas de protección y las restricciones se relajan prematuramente», ha añadido, dejando claro lo que, según su punto de vista, no debe hacer un país: relajar medidas «prematuramente». Ha sucedido lo que podía anticiparse . Sin lugar a dudas Dinamarca actuó precipitadamente y los gráficos son muy reveladores de los malos resultados que se obtienen cuando las medidas de proteccion y las restricciones se relajan prematuramente— Daniel Lopez Acuna (@lopezacunad) February 26, 2022

Por

Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?