Los mercenarios estarían ya desplegados sobre el terreno y la espera de una señal concreta de Rusia para intentar realizar su cometido, según ‘The Times’
24 personas, entre ellos el presidente Zelenski, estarían en la lista negra de Putin. El diario ‘The Times’ ha asegurado que 400 mercenarios han sido enviados por Rusia a Kiev con la orden de acabar con la vida de una serie de personas entre las que se encontrarían el propio presidente ucraniano y los ex boxeadores Wladimir y Vitali Klitschko, actual alcalde de Kiev y que el pasado viernes se unió al frente ucraniano para defender la ciudad de la invasión rusa. Para realizar esta tarea, ordenada por Moscú’, ‘The Time’ ha informado que Putin habría encomendado este trabajo al Grupo Wagner, una milicia privada que habría llevado hasta territorio ucraniano a mercenarios africanos para ejecutar la órdenes del presidente ruso: «Una fuente cercana a las actividades del grupo confirmó que en enero habían llegado a Ucrania entre 2.000 y 4.000 mercenarios. Algunos fueron enviados a las regiones orientales de Donetsk y Lugansk. Otros 400 entraron desde Bielorrusia y se dirigieron a la capital. A los mercenarios se les ha dicho que Putin quiere una breve pausa para demostrar que está negociando con Zelensky, pero les aseguró que no se llegaría a ningún acuerdo y que el esfuerzo sería simplemente “una cortina de humo”, según una fuente cercana a los altos cargos del Grupo Wagner», señalaba el diario británico. Los mercenarios estarían ya desplegados sobre el terreno y la espera de una señal concreta de Rusia para intentar realizar su cometido, a cambio se les habría prometido importantes bonificaciones económicas y una salida segura del territorio ucraniano, explica ‘The Times’ en unas líneas que suenan a ficción pero que son la realidad más cruda de este conflicto bélico en territorio ucraniano. Las claves del Grupo Wagner El Grupo Wagner es uno de los grandes misterios de Moscú. Es una organización paramilitar de origen ruso, también conocida como una empresa militar privada, que actúa en varias partes del mundo, como puede ser Siria. Otras teorías hablan de que se trata de un escuadrón secreto de las Fuerzas Armadas Rusa que da apoyo allí donde Rusia tenga intereses o esté involucrada en un conflicto bélico. No existe un líder a primera vista que marque las directrices. Su organización se basa en la contratación de milicianos para trabajos de corta duración. Los candidatos deben superar un examen físico y deberán poner a prueba sus habilidades y experiencias antes de comenzar el entrenamiento específico de la tarea para la que han sido contratados. Estos exámenes se realizan en una zona próxima a la ciudad de Krasnodar. Tras superar todas estas pruebas, el personal seleccionado se envía al extranjero para que ejecuten su tarea, en este caso la ciudad de Kiev. Un dato curioso es que sí estos milicianos caen en combate, es muy poco probable que los cadáveres sean repatriados a su lugar de origen, alimentando aún más la teoría de que son hombres sin identidad.

Por