¿Cuánto tiempo, como máximo, podrías aguantar sin ir al servicio? ¿Has contado las veces que haces pis cada día? Lo normal es hacer de seis a ocho micciones diarias. Sin embargo, tal como explica la fisioterapeuta Arantxa Saldise, especializada en neuromioestática visceral, aguantar el pis es una práctica frecuente que, si se convierte en una rutina, puede provocar disfunciones debidas a la distensión de la vejiga. «Si aguantamos las ganas de ir al baño de forma habitual corremos el riesgo de que se produzca una dilatación o distensión que haga que nuestra vejiga aumente de tamaño y no funcione correctamente, además de que se aumenta el riesgo de padecer infecciones, se puede notar pesadez en la zona e incluso puede aumentar la frecuencia con la que la vejiga avisa de que necesita ser vaciada», comenta.

Lo normal, según explica la experta, es que la primera señal que muestra la vejiga sobre su necesidad de ser vaciada se produzca cuando llega a los 220-300 ml de capacidad (la capacidad media de una vejiga se sitúa en torno a los 500 ml de orina). Si en ese momento estamos ocupados y no queremos dejar lo que estamos haciendo para ir al servicio es probable que se calmen esas ganas hasta que se produzca una nueva señal, ya cercana a los 400 ml. Sin embargo ese aviso ya es más urgente, por lo que lo más probable es que sea entonces cuando decidamos orinar. Pero, ¿qué pasa si, aún así, no atendemos a esa segunda señal de alarma? «Pueden producirse molestias abdominales o incluso puede darse pérdida o escape de orina. Y si esto lo hacemos de forma recurrente corremos el riesgo de sufrir alguna infección importante», explica.

Una vez que ya se responde a la llamada de la vejiga para ser vaciada también podemos encontrarnos con buenas o malas prácticas pues, tal como aclara Saldise, lo ideal es que no vayamos con prisas ni forcemos el pis ni al empezar, ni durante, ni al terminar la micción. «Debemos respetar los tiempos necesarios para ello para que lo vivamos como una acción fisiológicamente natural, no forzada. Una micción puede durar de 20 a 30 segundos. ¿De verdad creemos que apretando, empujando o forzando para que el pis salga más rápido vamos a ganar tiempo? Esos segundos que supuestamente ganemos, que además no son demasiados, no solo no compensan sino que además pueden perjudicar mucho al suelo pélvico por la presión que ejercemos sobre él», aclara.

El pis preventivo, una mala práctica
No solo aguantar las ganas de hacer pis o forzar la micción pueden suponer un perjuicio para el correcto funcionamiento de la vejiga, también puede ser perjudicial hacer algo que también es más frecuente pero cuyo efecto negativo no es tan conocido: hacer pis sin ganas. Esa especie de «pis preventivo» o ese «hacer pis ahora por si acaso luego no puedo» no es una buena práctica. Según explica la fisioterapeuta, si convertimos ese orín de precaución en un hábito corremos el riesgo de padecer los síntomas de tener una vejiga hiper sensible o hiperactiva pues lo que sucede es que se crea el hábito de que sentir la necesidad de que sea vaciada aunque esté poco llena. «Esto puede aumentar el número de micciones diaria de forma innecesaria y también puede dar lugar a una urgencia miccional que no tendríamos por qué padecer si nuestros hábitos fueran correctos», revela. Eso sí, la experta aclara que, en el caso de que recibamos un diagnóstico de vejiga hiperactiva la recuperación y el tratamiento debe ir de la mano de un urólogo, además de la ayuda que pueda prestarse desde la fisioterapia.

La práctica correcta es, por tanto, escuchar las señales del cuerpo y hacer pis cuando se tengan ganas. «Ni se debe aguantar el pis, ni se debe forzar la micción. Ir a baño debe ser algo natural», aclara Sandise.

La incontinencia urinaria, más frecuente de lo que se cree
Una de las más extendidas en torno a las pérdidas de orina es que puede ser algo normal «a cierta edad» o tras un parto. Sin embargo, los expertos insisten en la necesidad de que no se normalice ni la incontinencia urinaria, ni el dolor en las relaciones sexuales ni la distensión abdominal y en la importancia de tratarlo desde una óptica multidisciplinar.

Coincidiendo con el día Mundial de la Incontinencia Urinaria, Arantxa Saldise organiza del 14 al 16 de marzo la II edición del Congreso online ‘Conoce tu suelo pélvico #notodeskegel’, cuya inscripción es gratuita. En él participarán un total de 23 profesionales de la salud (médicos, fisioterapeutas, enfermeras) que están especializados en disfunciones abdómino-pélvicas o en suelo pélvico. Entre ellas destacan, además de la organizadora, profesionales como Miriam al Adib, Mireia Grossmann, Karina Nizza y Pedro Machado.

La postura también importa
Aunque puede darse la circunstancia, puntualmente, de que una mujer no se apoye completamente en la taza completamente al miccionar (bien porque las condiciones de higiene no lo permiten o bien porque no desee hacerlo) lo cierto es que la experta recuerda que lo más adecuado es sentarse, pues una posición en equilibrio o forzada puede llevar más frecuentemente a forzar la salida de la orina empujando. <blockquote class=»instagram-media» data-instgrm-captioned data-instgrm-permalink=»https://www.instagram.com/p/CakrDdIrDYg/?utm_source=ig_embed&amp;utm_campaign=loading» data-instgrm-version=»14″ style=» background:#FFF; border:0; border-radius:3px; box-shadow:0 0 1px 0 rgba(0,0,0,0.5),0 1px 10px 0 rgba(0,0,0,0.15); margin: 1px; max-width:540px; min-width:326px; padding:0; width:99.375%; width:-webkit-calc(100% – 2px); width:calc(100% – 2px);»><div style=»padding:16px;»> <a href=»https://www.instagram.com/p/CakrDdIrDYg/?utm_source=ig_embed&amp;utm_campaign=loading» style=» background:#FFFFFF; line-height:0; padding:0 0; text-align:center; text-decoration:none; width:100%;» target=»_blank»> <div style=» display: flex; flex-direction: row; align-items: center;»> <div style=»background-color: #F4F4F4; border-radius: 50%; flex-grow: 0; height: 40px; margin-right: 14px; width: 40px;»></div> <div style=»display: flex; flex-direction: column; flex-grow: 1; justify-content: center;»> <div style=» background-color: #F4F4F4; border-radius: 4px; flex-grow: 0; height: 14px; margin-bottom: 6px; width: 100px;»></div> <div style=» background-color: #F4F4F4; border-radius: 4px; flex-grow: 0; height: 14px; width: 60px;»></div></div></div><div style=»padding: 19% 0;»></div> <div style=»display:block; height:50px; margin:0 auto 12px; width:50px;»><svg width=»50px» height=»50px» viewBox=»0 0 60 60″ version=»1.1″ xmlns=»https://www.w3.org/2000/svg» xmlns:xlink=»https://www.w3.org/1999/xlink»><g stroke=»none» stroke-width=»1″ fill=»none» fill-rule=»evenodd»><g transform=»translate(-511.000000, -20.000000)» fill=»#000000″><g><path d=»M556.869,30.41 C554.814,30.41 553.148,32.076 553.148,34.131 C553.148,36.186 554.814,37.852 556.869,37.852 C558.924,37.852 560.59,36.186 560.59,34.131 C560.59,32.076 558.924,30.41 556.869,30.41 M541,60.657 C535.114,60.657 530.342,55.887 530.342,50 C530.342,44.114 535.114,39.342 541,39.342 C546.887,39.342 551.658,44.114 551.658,50 C551.658,55.887 546.887,60.657 541,60.657 M541,33.886 C532.1,33.886 524.886,41.1 524.886,50 C524.886,58.899 532.1,66.113 541,66.113 C549.9,66.113 557.115,58.899 557.115,50 C557.115,41.1 549.9,33.886 541,33.886 M565.378,62.101 C565.244,65.022 564.756,66.606 564.346,67.663 C563.803,69.06 563.154,70.057 562.106,71.106 C561.058,72.155 560.06,72.803 558.662,73.347 C557.607,73.757 556.021,74.244 553.102,74.378 C549.944,74.521 548.997,74.552 541,74.552 C533.003,74.552 532.056,74.521 528.898,74.378 C525.979,74.244 524.393,73.757 523.338,73.347 C521.94,72.803 520.942,72.155 519.894,71.106 C518.846,70.057 518.197,69.06 517.654,67.663 C517.244,66.606 516.755,65.022 516.623,62.101 C516.479,58.943 516.448,57.996 516.448,50 C516.448,42.003 516.479,41.056 516.623,37.899 C516.755,34.978 517.244,33.391 517.654,32.338 C518.197,30.938 518.846,29.942 519.894,28.894 C520.942,27.846 521.94,27.196 523.338,26.654 C524.393,26.244 525.979,25.756 528.898,25.623 C532.057,25.479 533.004,25.448 541,25.448 C548.997,25.448 549.943,25.479 553.102,25.623 C556.021,25.756 557.607,26.244 558.662,26.654 C560.06,27.196 561.058,27.846 562.106,28.894 C563.154,29.942 563.803,30.938 564.346,32.338 C564.756,33.391 565.244,34.978 565.378,37.899 C565.522,41.056 565.552,42.003 565.552,50 C565.552,57.996 565.522,58.943 565.378,62.101 M570.82,37.631 C570.674,34.438 570.167,32.258 569.425,30.349 C568.659,28.377 567.633,26.702 565.965,25.035 C564.297,23.368 562.623,22.342 560.652,21.575 C558.743,20.834 556.562,20.326 553.369,20.18 C550.169,20.033 549.148,20 541,20 C532.853,20 531.831,20.033 528.631,20.18 C525.438,20.326 523.257,20.834 521.349,21.575 C519.376,22.342 517.703,23.368 516.035,25.035 C514.368,26.702 513.342,28.377 512.574,30.349 C511.834,32.258 511.326,34.438 511.181,37.631 C511.035,40.831 511,41.851 511,50 C511,58.147 511.035,59.17 511.181,62.369 C511.326,65.562 511.834,67.743 512.574,69.651 C513.342,71.625 514.368,73.296 516.035,74.965 C517.703,76.634 519.376,77.658 521.349,78.425 C523.257,79.167 525.438,79.673 528.631,79.82 C531.831,79.965 532.853,80.001 541,80.001 C549.148,80.001 550.169,79.965 553.369,79.82 C556.562,79.673 558.743,79.167 560.652,78.425 C562.623,77.658 564.297,76.634 565.965,74.965 C567.633,73.296 568.659,71.625 569.425,69.651 C570.167,67.743 570.674,65.562 570.82,62.369 C570.966,59.17 571,58.147 571,50 C571,41.851 570.966,40.831 570.82,37.631″></path></g></g></g></svg></div><div style=»padding-top: 8px;»> <div style=» color:#3897f0; font-family:Arial,sans-serif; font-size:14px; font-style:normal; font-weight:550; line-height:18px;»>Ver esta publicación en Instagram</div></div><div style=»padding: 12.5% 0;»></div> <div style=»display: flex; flex-direction: row; margin-bottom: 14px; align-items: center;»><div> <div style=»background-color: #F4F4F4; border-radius: 50%; height: 12.5px; width: 12.5px; transform: translateX(0px) translateY(7px);»></div> <div style=»background-color: #F4F4F4; height: 12.5px; transform: rotate(-45deg) translateX(3px) translateY(1px); width: 12.5px; flex-grow: 0; margin-right: 14px; margin-left: 2px;»></div> <div style=»background-color: #F4F4F4; border-radius: 50%; height: 12.5px; width: 12.5px; transform: translateX(9px) translateY(-18px);»></div></div><div style=»margin-left: 8px;»> <div style=» background-color: #F4F4F4; border-radius: 50%; flex-grow: 0; height: 20px; width: 20px;»></div> <div style=» width: 0; height: 0; border-top: 2px solid transparent; border-left: 6px solid #f4f4f4; border-bottom: 2px solid transparent; transform: translateX(16px) translateY(-4px) rotate(30deg)»></div></div><div style=»margin-left: auto;»> <div style=» width: 0px; border-top: 8px solid #F4F4F4; border-right: 8px solid transparent; transform: translateY(16px);»></div> <div style=» background-color: #F4F4F4; flex-grow: 0; height: 12px; width: 16px; transform: translateY(-4px);»></div> <div style=» width: 0; height: 0; border-top: 8px solid #F4F4F4; border-left: 8px solid transparent; transform: translateY(-4px) translateX(8px);»></div></div></div> <div style=»display: flex; flex-direction: column; flex-grow: 1; justify-content: center; margin-bottom: 24px;»> <div style=» background-color: #F4F4F4; border-radius: 4px; flex-grow: 0; height: 14px; margin-bottom: 6px; width: 224px;»></div> <div style=» background-color: #F4F4F4; border-radius: 4px; flex-grow: 0; height: 14px; width: 144px;»></div></div></a><p style=» color:#c9c8cd; font-family:Arial,sans-serif; font-size:14px; line-height:17px; margin-bottom:0; margin-top:8px; overflow:hidden; padding:8px 0 7px; text-align:center; text-overflow:ellipsis; white-space:nowrap;»><a href=»https://www.instagram.com/p/CakrDdIrDYg/?utm_source=ig_embed&amp;utm_campaign=loading» style=» color:#c9c8cd; font-family:Arial,sans-serif; font-size:14px; font-style:normal; font-weight:normal; line-height:17px; text-decoration:none;» target=»_blank»>Una publicación compartida de | (@arantxasaldise)</a></p></div></blockquote> <script async src=»//www.instagram.com/embed.js»></script>

Por tanto, también es importante la postura, incluso mucho más, a la hora de defecar. De hecho la experta explica que muchos de los consejos que se dan en torno a la micción también se deben aplicar en este caso. «Cuando el recto se llena de heces da un aviso al cuerpo y si no hacemos caso a esa señal sucede lo mismo que en el caso de la vejiga: se dilata, se dilata y eso hace que se nos quiten las ganas. Si eso lo convertimos en una práctica habitual, llegará un momento en el que tendremos que hacer fuerza o empujar para vaciar el recto de heces», explica.

Una posición o postura útil que puede contribuir a evitar pujos dolorosos es aquella que permita situar las rodillas por encima de la cadera, es decir, algo cercano a la posición de cuclillas. Puede lograrse colocando un alza, un taburete o un par de listines telefónicos para que las rodillas queden elevadas. De esta manera, según aclara la experta, la evacuación de las heces será más fácil. También puede ayudar a este fin un manejo correcto de la respiración. De hecho la experta explica que hacer respiraciones profundas, relajar el diafragma y soltar el aire como si lo hiciéramos a través de una pajita o como si quisiéramos hacer vaho puede contribuir a mejorar esa experiencia.

Una vez que nos hemos sentado en el baño lo ideal, según explica la fisioterapeuta especializada, es que no tengamos que empujar hasta que se produzca el enrojecimiento del rostro que es lo que sucede a muchas personas. «Debe darse un ligero pujo que permita activar el abdomen y que funcione también a nivel costal, pues con eso sería suficiente», precisa. Sin embargo la experta aclara que los malos hábitos alimenticios y la falta de ejercicio pueden llevar a casos de estreñimiento y endurecimiento de heces, que son las molestias que contribuyen en mayor medida a perjudicar el suelo pélvico debido a que aumentan la necesidad de forzar la zona para conseguir vaciar el recto.

Otra mala praxis que, además, suele ser frecuente es acudir al baño portando el móvil, la tablet, el periódico o un libro. «Al baño se va a hacer caca o a hacer pis y debemos dedicar el tiempo que sea necesario para esa acción concreta, ni más ni menos. No debemos aprovechar ese tiempo para leer el periódico o un libro, o a consultar las redes sociales o a contestar WhatsApp, pues ese exceso de tiempo sentados en la taza del WC puede provocar problemas en el nervio pudendo (que se encuentra en la región pélvica y recoge gran parte de la sensibilidad de esta zona y de los órganos allí alojados: la vejiga, la vagina, parte del recto y los órganos genitales externos)», aconseja.

¿Somos como un reloj?
Aunque la experta asegura que es cierto que las primeras horas de la mañana suelen ser aquellas en las que hay una mayor motilidad y es más frecuente que tengamos ganas de defecar, también explica que esto es algo que debemos individualizar y personalizar y que no solo no debemos obsesionarnos con ir al servicio siempre a la misma hora sino que además puede ser contraproducente. «Sucede lo mismo que con la orina, si hacemos fuerza o intentamos hacer caca cuando no tenemos ganas, correremos el riesgo de provocar disfunciones en la defecación. Si sentimos de forma natural esa mayor motilidad, podemos intentar generar un hábito, pero no sucede al revés. No podemos generar un hábito de algo que no sucede de forma natural en el cuerpo. Hay que ir al servicio cuando tengamos ganas, no cuando decidamos que toca», comenta.

Por

Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?