Almuerzos extendidos, carros de bebés y paseos por el real sin aglomeraciones. El jueves de Feria es para vivirlo en familia y como tal se lo han tomado muchos sevillanos que llegaban a las casetas pidiendo mesa larga. Los días ya van pesando en el ánimo y en la cartera, pero todavía quedan ganas de seguir disfrutando. De paseo por el real se veían ayer menos coches de caballos, pero todavía los suficientes para que haya que cruzar con prudencia. La primera jornada lectiva para los más pequeños se convirtió en una extensión de estas vacaciones de mayo, pues muchos padres quisieron ahorrarles el madrugón y volvieron a sacar los trajes de flamenca para que se lucieran otra jornada más, que el año que viene dan el estirón y quién sabe si les volverán a servir.

Para Beatriz Carneado la emoción era doble, porque se estrenaba en el paseo de caballos como amazona. Era la primera vez que no iba montada con su padre que, sin embargo, no le quitó ojo. Llevaba posponiendo este momento desde que la pandemia la dejó sin Feria, pero ya llegó y lo disfrutó al máximo vestida de calañés.

Los mayores también eligieron el jueves para estrenarse en esta Feria de los reencuentros. Desanimados por los aluviones de los primeros días y los chubascos supieron calcular cuándo era el mejor momento y ayer, sin duda, fue su día. Abuelos con los nietos, unos camino de la calle del Infierno, otros hacia el puesto de los helados, eran un ir y venir conforme se echaba la tarde.

Beatriz Carneado, junto a su padre, Fernando, Juan Cañaveral del Cid y su hermana Cristina

ABC
Con la meteorología en calma y una temperatura que no superó los treinta grados, claro que había ganas de pasear, de disfrutar de todos los detalles que las aglomeraciones de los primeros días empañaban. Todos salvo los farolillos que la lluvia arrancó y que siguen sin reponer, a pesar del compromiso municipal. Hasta la cola del taxi de la contraportada estaba tranquila y se pasaba de una fila a otra sin espera. «Hoy sobramos vehículos con lo que han sido estos días de atrás…», dijo con pesar uno de los conductores.

«Al fin un poco de tranquilidad», comentaban ayer los hermanos Contreras, de la compañía Azvi, que se habían reunido al completo en la caseta Los Cortijeros, en Pascual Márquez. Habían hecho coincidir el almuerzo con la prensa y el encuentro familiar porque el trabajo y los compromisos dejan muy poco margen para hacer planes y más allá del jueves hay un escaso poder de convocatoria. Por allí pasó también el consejero de Hacienda, Juan Bravo, en su segunda visita al recinto de Los Remedios. Desde que asumió sus nuevas responsabilidades en la ejecutiva nacional del PP tiene que repartir el tiempo. «No está resultando fácil», confesó, pero es Feria en Sevilla y no hay lugar para la queja. Bravo despachaba con una sonrisa, a pesar de que le interrumpieran constantemente el almuerzo.

Una caseta rompedora
De estreno están este año en la caseta de Heineken, que tiene una decoración rompedora. El quinto día es también el de las reuniones de trabajo y los encuentros entre compañeros para compartir una copa o marcarse unas sevillanas. Y los de cervecera no iban a ser menos en un año de récord, porque desde el domingo no han parado de entregar barriles. Había que brindar juntos por la vida y por los clientes sedientos.

Etienne Strijp, Carmen Ponce, Juan troncoso, Alicia Troncoso y Manuel Román

Rocío Ruz
El ambiente se fue animando conforme pasaban las horas y ya por la tarde se empezaba a llenar el real. «Hoy no tenemos que esperar al chaparrón de las seis, así que nos hemos relajado y aquí que nos las den todas que esta tarde no va a tronar», decían en una caseta de Sánchez Mejías, donde el quinto día de celebración no había rebajado la fanfarronería de algunos. «Ponme cuatro platos de jamón y dos jarras de rebujito. Apunta ahí, que se te acaba antes la tinta del boli que a mí el crédito», le gritaban a un camarero en la barra. Y como era de esperar la impertinencia se oyó mucho más alto que el número de la cuenta.Las reuniones de compañeros de trabajo también fueron ayer protagonistas del quinto día en las casetas

Superado el ecuador de la Feria no se esperaban ya más visitas institucionales, pero de la excepción se hizo ayer la norma. El presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, convocó a los medios bajo la portada. Fue su primera visita al recinto al que llegó acompañado de la consejera de Cultura, Patricia del Pozo, que volvió a vestir de flamenca.

Pronto se vio rodeado de una multitud y a unas semanas del inicio de la campaña quién le niega nada a un posible votante. Moreno se arrancó por sevillanas con una señora que se lo pidió. Y mientras complacía a los asistentes, la casualidad quiso que se encontrara frente a frente con Macarena Olona, candidata de Vox a la Presidencia de la Junta, que venía junto a su coordinador de campaña, Jacobo González-Robatto. Resuelto el encuentro, más breve de lo esperado, cada uno tomó su camino. Con la que no coincidió fue con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que fue la única que no se vistió de flamenca de las que han pisado la Feria este año.Leer másSevilla, Feria De AbrilSevilla

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?