La Audiencia Provincial de Almería ha condenado a 24 personas acusadas de falsificar contratos de trabajo a través de una empresa constituida a tal efecto y que carecía de actividad con el único fin de poder cobrar prestaciones por desempleo tras simular la prestación de servicios.

El fallo, dictado en firme tras adhesión de las defensas al escrito definitivo de la Fiscalía, impone un año y un día de prisión por un delito continuado de falsedad en documento oficial en concurso medial con un delito contra la Seguridad Social para el acusado de constituir la empresa, que se dio de alta en mayo de 2011.

Según consta en la sentencia, consultada por Europa Press, el acusado permaneció como único socio y administrador de la empresa investigada, sobre la que no constaba ni trabajo ni actividad alguna, a pesar de que entre 2013 y 2016 se dio de alta a varios trabajadores ante la Seguridad Social.

La resolución judicial, que imposibilita al condenado obtener subvenciones y gozar de beneficios de incentivos fiscales o de la Seguridad Social por el mismo tiempo de la condena, señala que la empresa cobraba en algunos casos diversas cantidades a quienes acudían con la intención de obtener un contrato de trabajo.

En este sentido, a través de la sociedad, se recogían los datos personales proporcionados por el resto de acusados para figurar ante el sistema público como trabajadores de la empresa «cuando en realidad nunca llegaron a trabajar en la misma, simulando unas relaciones laborales inexistentes».

Las contrataciones simuladas se mantenían de media a lo largo de dos meses o un periodo de tiempo inferior -en ocasiones para cinco días-, lo que les permitió tener prestaciones que oscilaban entre 2.556 y 4.132.20 euros.

Estos supuestos trabajadores participaron así en la elaboración «mendaz» del contrato de trabajo, para lo que remitieron al Servicio Nacional de Empleo un aparente certificado de la empresa con sus datos personales. Este aspecto les permitía, posteriormente, obtener prestaciones por desempleo cuando cesaba la supuesta actividad laboral.

A través de este sistema perpetuado durante al menos cuatro años se consiguió defraudar al Servicio Público Estatal de Empleo más de 88.000 euros a través de las simuladas altas y bajas a la Seguridad Social, si bien los acusados han devuelto total o parcialmente la cuantía percibida indebidamente.

Aún así, el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Almería impone al administrador de la empresa una multa de 44.034 euros. Asimismo, impone a otros diez de los acusados por delito continuado de falsedad en concurso por delito contra la Seguridad Social diez meses y 16 días de prisión así como cuatro meses y 16 días de multa con una cuota a razón de tres euros diarios.

Para los 13 acusados restantes, en base a las atenuantes de reparación de daño, dilaciones indebidas y las menores cuantías percibidas mediante la falsificación de contratos, impone tres meses y un día de prisión así como tres meses y un día de multa a razón de una cuota de tres euros diarios.

Por