La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) ha denunciado este domingo el arresto «arbitrario» de al menos 30 refugiados y solicitantes de asilo sudaneses en Egipto durante redadas que tuvieron lugar en diciembre de 2021 y en enero de 2022. HRW ha indicado que, además, a algunos de los detenidos se les ha sometido a trabajos forzados y a palizas, así como a acoso y a trato racista por parte de las autoridades egipcias, según ha informado la organización en un comunicado. Algunos de los activistas atacados han movilizado protestas en la sede del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) en El Cairo, así como en la Embajada de Sudán en Egipto, con la intención de mostrar su solidaridad con las protestas que están teniendo lugar en Sudán contra el papel político de los militares allí. Todos los arrestados fueron registrados en ACNUR como refugiados o solicitantes de asilo y finalmente fueron liberados sin cargos, según HRW. «Los refugiados, como todos los demás, tienen derecho a la libertad de expresión, asociación y reunión pacífica», ha expresado el subdirector para Medio Oriente y África del Norte de HRW, Joe Stork. «El fiscal público de Egipto debe investigar y hacer rendir cuentas a los responsables de las detenciones arbitrarias y el maltrato de los refugiados y solicitantes de asilo sudaneses», ha sostenido. HRW ha entrevistado a tres de los refugiados sudaneses que han sido arrestados, así como a un miembro de Africans Refugees Rights, un grupo de la sociedad civil con sede en El Cairo. Todos aseguraron que el 27 de diciembre, policías vestidos de civil arrestaron arbitrariamente a 24 refugiados y solicitantes de asilo sudaneses, incluidos reconocidos activistas comunitarios, en sus hogares, cafeterías, en la calle y en centros comunitarios en el distrito de Madinat Nasr en El Cairo. La Policía los transfirió a un centro de seguridad y los obligó a descargar cajas de grandes camiones a los almacenes, según han explicado los refugiados a HRW, que recibían golpes de los agentes si no trabajaban «lo suficiente». El 28 de diciembre, la policía dejó a los hombres en el distrito de El-Moshir Tantawy Road, cerca de las instalaciones de seguridad, después de confiscar sus teléfonos móviles y tarjetas SIM, según han explicado los entrevistados a la organización. En una segunda redada, el 5 de enero, la Policía arrestó a 19 refugiados y solicitantes de asilo sudaneses en los mismos lugares, según Africans Refugees Rights y el testimonio de los 3 refugiados sudaneses. Al menos siete de las personas arrestadas en el segundo incidente también fueron arrestadas el 27 de diciembre. En aquella ocasión, la Policia también les obligó a descargar cajas y también recibieron un trato discriminatorio y racista, según ha podido saber HRW. La organización no gubernamental escribió el pasado 22 de febrero a ACNUR en busca de algún posicionamiento sobre los arrestos de activistas refugiados sudaneses en Egipto, auque aún no ha respondido. «Silenciar a los activistas no resolverá los problemas de las comunidades de refugiados sudaneses, a quienes las autoridades deberían proteger de los abusos», ha asegurado Stork, que cree que Egipto «necesitas cumplir con sus obligaciones internacionales», que incluyen, según el activista, «eliminar la discriminación y proteger los derechos básicos de los refugiados y de otros».

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy
Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?