La situación estará este jueves sobre la mesa en la reunión que mantendrá el Banco Central Europeo
La guerra en Ucrania acerca una posibilidad que hace unos meses no se barajaba. Inflación disparada unida a un estancamiento o crecimiento débil de la economía que nos empobrecería a todos. Con el aumento del desempleo en mitad de todo ello. La situación estará hoy sobre la mesa en la reunión que mantendrá el Banco Central Europeo.Mañana viernes Estadística dará a conocer el dato definitivo del IPC del mes de febrero, pero ya el adelantado no anticipa buenas noticias. Lo dejó en el 7,4% de tasa interanual, su cifra más alta en 33 años y un 1,3 puntos más que en el mes de enero impulsado por el alto coste de la energía, los carburantes y la cesta de la compra. Y lo peor está por llegar porque pese a los rumores, la invasión por parte de Rusia en Ucrania no empezó hasta el 24 de febrero, con lo que el impacto de la guerra en las materias primas aún no está contabilizado. Vamos, que cuando el mundo empezaba a recuperarse del mazazo que en los dos últimos años ha supuesto la pandemia llega un conflicto bélico que desmonta todas las previsiones económicas. Si se pensaba en una contención de los precios más pronto que tarde este escenario aleja cualquier posibilidad. Es más: se combina con la posibilidad de estancamiento o tímido crecimiento económico. Ahí nace la temida estanflación.José Ramón Gonzálvez, profesor del IEBS Digital School, asegura a COPE ‘que parece que de momento no hemos llegado a eso, se está creando empleo, pero sí que tenemos una inflación tremenda. Y el susto es que pase de las dos cifras y sea galopante. Lo que ya no parece que es que sea transitoria. Se habla de una inflación estructural, que dure más de un año. EEUU lo avanzó en noviembre y el BCE empezó a reconocerlo en febrero. Encima, la guerra será posiblemente larga e influirá directamente en el precio del gas’. Hay varios analistas que ya sitúan esos dos dígitos para antes del verano.Hablando del Banco Central Europeo este jueves la autoridad monetaria tiene una nueva reunión de la que en principio no está previsto que salga ninguna decisión. Eso sí, hace un mes su presidenta, Christine Lagarde reconoció -y eso que la guerra no había comenzado- que la inflación ‘se mantendrá más alta de lo previsto’. Al calor de lo que está ocurriendo, ¿podría plantearse su política de retirada de estímulos? Gonzálvez cree que no. ‘La única solución para controlar la inflación que tienen las economías es la subida de los tipos de interés. No se lo van a poder plantear. No van a poder porque si no van a entrar en un diferencial con EEUU muy elevado y ya hablamos de movimientos de dinero extranjeros. Que se mueva de Europa a otros países con lo que sería mucho más rentable irse a ellos’. La semana pasada Olli Rehn, miembro del Consejo de Gobernadores del propio BCE, puso sobre la mesa la posibilidad de esa estanflación aunque resaltó que aún es demasiado pronto para saberlo. La propia vicepresidenta económica Nadia Calviño habló claramente de ello también con la frase ‘ralentización de la recuperación y un impacto claro en los precios’.EL IMPACTO EN LAS FAMILIAS Y EN LOS MERCADOSEl profesor anticipa ‘unas medidas de sacrificio importantes’ para las economías domésticas como la bajada del consumo de la luz o del gasto corriente de la compra. ‘No vamos a tener la alegría de consumir y nos van a subir los tipos de interés con lo que a la gente le va a costar más endeudarse para poder comprar. En nuestro país se vive mucho del sector de la construcción y va a ser más caro comprar una vivienda’. Eso en el apartado de compra de vivienda pero el alquiler tampoco se libra. ‘Las rentas se han fijado en la inflación y ahora los inquilinos se han encontrado con unas subidas mucho mayores por culpa de esta revisión de precios’. Llegan las autor estricciones ‘sobre todo en gastos superfluos, ocio y diversión. Y la economía necesita consumo’.Esto en la parte del dinero, digamos, de bolsillo. Pero también los mercados bursátiles se ven afectados. ‘Se van a hacer muy especulativos. Se van a dar movimientos muy rápidos de dinero que los ahorradores medios no los pueden sostener. Posiblemente, van a tender a la baja porque no va a ser atractivo ahorrar dinero. Cuando entramos en estas inflaciones la gente no piensa en ahorrar y sí en sobrevivir. La bolsa se va a ver afectada por bajadas bastante acusadas’.NO ES LA PRIMERA VEZ QUE OCURREGonzálvez nos cuenta que esta situación no es nueva y que en la historia reciente también ha habido episodios de estanflación ‘sobre todo en los periodos de posguerra o de determinados acontecimientos como en la crisis del petróleo de los 80’. En la memoria de muchos la situación creada a consecuencia de la guerra de Yom Kippur y las acciones realizadas entonces por la OPEP.Más cerca en el tiempo el profesor nos sitúa ‘la crisis económica de 2008 en la que no llegamos al estancamiento pero sí a una combinación de bajada del empleo y del PIB impresionante’. Y ante eso, afirma, no hay otra forma de controlar que subiendo los tipos de interés. ‘Parando Rusia estamos parando un mercado mundial y va a ser peliagudo’.

Por

Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?