El Gobierno ha aprobado el PERTE de la nueva economía de la lengua, un proyecto estratégico enmarcado en el plan de recuperación que tiene como objetivo que el español sea idioma de referencia en el ámbito del conocimiento y la inteligencia artificial, y que contará con una inversión de 1.100 millones de euros.
El Gobierno ha aprobado el PERTE de la nueva economía de la lengua, un proyecto estratégico enmarcado en el plan de recuperación que tiene como objetivo que el español sea idioma de referencia en el ámbito del conocimiento y la inteligencia artificial, y que contará con una inversión de 1.100 millones de euros.Al menos 30 millones se destinarán en exclusiva a apoyar proyectos en lenguas cooficiales, ha explicado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, que ha destacado la voluntad «integradora y plurilingüe» de este proyecto estratégico.Con este PERTE, el Gobierno pretende que la inteligencia artificial «piense en español» y que España se posicione como referente del español tanto en el contexto comunitario como mundial.Calviño ha explicado que se trata de una gran oportunidad para invertir en el despliegue efectivo del español como activo internacional, teniendo en cuenta que se trata de un idioma hablado por casi 600 millones de personas (el 7,5 % de la población mundial), que es la segunda lengua materna por número de hablantes y la tercera lengua más utilizada en internet.Además, se prevé que este PERTE tenga «un impacto cualitativo e intangible de relevancia» y que refuerce la posición de España como puente en Europa y América Latina, así como la internacionalización de las empresas españolas.El proyecto se estructura en torno a cinco ejes estratégicos, siendo el presupuesto más cuantioso para el aprendizaje del español y en español en el mundo con 475 millones, seguido por el impulso a la inteligencia artificial en español con 330 millones.Los otros tres ejes son la creación de una base de conocimiento en español y lenguas cooficiales con un presupuesto de 90 millones, la divulgación de la ciencia en español y la generación de conocimiento hispanohablante con 130 millones, y la promoción de industrias culturales como la audiovisual o la del videojuego y la digitalización de patrimonio con 70 millones.Para fomentar la participación del sector privado se creará una «Alianza para la nueva economía de la lengua», presidida por la propia Calviño, pero que contará con un comisionado especial dirigido por la exsecretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamerica y el Caribe, Cristina Gallach.Habrá también un consejo consultivo de personalidades vinculadas a la promoción de la lengua y su digitalización en el ámbito de la tecnología, la ciencia y la cultura, en el que también estarán instituciones como el Instituto Cervantes, la Biblioteca Nacional, la Secretaría General de Estados Iberoamericanos y la Organización de Estados Iberoamericanos, entre otros.

Por