La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, se desmarcó ayer de la venta de la tuneladora de la SE-40, que adelantó en exclusiva ABC, asegurando que su departamento no ha realizado ninguna operación al respecto porque no es de su propiedad. Así se tajante respondió a la pregunta formulada por el senador del PP por Sevilla, José Luis Sanz, sobre la enajenación de la herramienta, que tuvo un coste de 37 millones de euros y que ha permanecido diez años almacenada en una carpa en Coria, generando un gasto de otros 12 millones en ese tiempo.

Sánchez hizo hincapié durante su segundo turno de palabra en que «la fabricación de esta máquina fue encargada por una unión temporal de empresas que ejecutaba el proyecto y fue desmontada en la fábrica antes de su traslado a Sevilla. Una vez allí no se llegó a instalar ni a probar, porque las obras se suspendieron en 2012». «Ustedes lo hicieron», le reprochó, antes de recordar que «las piezas han permanecido acopiadas en un almacén hasta hoy». Y en este punto fue en el que se refirió a tan destacado encargo como si no tuviera que ver con una obra pública de su departamento, señalando que, «como es habitual, las máquinas empleadas en un trabajo no pertenecen a la administración y la tuneladora o sus piezas tampoco lo son, por eso el Ministerio no ha procedido a venta alguna».

Efectivamente, la tuneladora no es propiedad de Estado, pero sí su responsabilidad y así se demostrará en la indemnización millonaria que su departamento tendrá que abonar a las constructoras en concepto de indemnización. Para el cálculo se incluirá este gasto, que habrá que devolver casi íntegro, pues la venta de la misma como chatarra apenas reportará dos millones de euros, 35 menos de lo que costó. A ello habrá que añadir una compensación por la parte del proyecto que no se ha ejecutado e incluso por los daños y perjuicios que esta larga parálisis y la posterior cancelación puedan acarrear a las compañías adjudicatarias.Raquel Sánchez: «El tiempo nos dará la razón con la decisión que hemos tomado para terminar este proyecto»

Ese montante aún no se ha fijado ni se ha trasladado ninguna propuesta a las empresas, a las que sí se devolvió los avales entregados a la firma del contrato en 2009.

Para la ministra, la pregunta de José Luis Sanz sobre la venta de la tuneladora es «una difamación», como dijo durante su intervención, en la que, por otro lado, no ofreció pista alguna sobre el futuro del controvertido tramo del río, una duda que despejará no despejará hasta después del verano. Eso será cuando la decisión adoptada se someta a información pública.

La titular de Transportes recordó que el anteproyecto de las alternativas sigue su curso y que «se están acometiendo otras inversiones en la SE-40», en concreto la actualización del resto de los tramos, aunque ninguno se va a licitar este año a pesar de los 30 millones consignados en los Presupuestos Generales del Estado que, obviamente, no se van a ejecutar. «El tiempo nos dará la razón con la decisión que hemos tomado sobre este proyecto», zanjó Raquel Sánchez.

Una traición a Sevilla
Por su parte, el senador popular lamentó la actitud de la misma recordando el agujero que ha generado la mala gestión de este proyecto, que supera los 130 millones de euros, entre la compra de la tuneladora, su mantenimiento y los trabajos que se realizaron antes de la paralización de las obras. «Todo eso hace que cualquier sevillano llegue a varias conclusiones –dijo–. La primera de ella es que han encargado a una empresa, pagando casi un millón de euros, y siendo la misma que en su día recomendó los túneles, que diga ahora que lo mejor es hacer un puente, que es una solución inviable para la ciudad de Sevilla. La segunda es el despilfarro económico que está suponiendo todo esto y que es una seña de identidad del PSOE. Y la tercera, que han mentido a los sevillanos porque dicen que hay que esperar a final de año cuando ya saben que la opción que van a adoptar es hacer un puente».José Luis Sanz: «Han conseguido que el futuro de las infraestructuras sevillanas termine en la chatarrería»

En este rifirrafe José Luis Sanz involucró también al alcalde, Antonio Muñoz, a quien acusó de mantener un «silencio cómplice y vergonzante mientras el futuro de las infraestructuras sevillanas terminan en una chatarrería». «Se van a ir del Gobierno y no van a terminar la SE-40 porque para Pedro Sánchez es un asunto menor», dijo.

Además, insistió en que «los sevillanos están cansados de tantos agravios, de ver cómo de repente aparecen 1.500 millones de euros para el aeropuerto del Prats y apenas unos euros para sus infraestructuras de movilidad». «¿Por qué este desprecio? Quizá sea porque sus últimos alcaldes nunca les han dado problemas», dijo.

Esta es la segunda vez que el senador popular interpela a la ministra de Transportes por la SE-40 en lo que va de año, la primera fue por la devolución de los avales a las constructoras con las que se enterró definitivamente el proyecto original que el Ministerio considera irrealizable trece años después de adjudicarlo.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?