Hay noches en las que es complicado conciliar el sueño: estrés, ansiedad o simplemente malos pensamientos empiezan a rondar por la cabeza y pasan horas hasta que uno logra quedarse dormido. Ante esto, algunos optan por contar ovejas, pero otros prefieren recurrir a la masturbación o, si tienen pareja, al sexo.

Verena Senn, neurobióloga y jefa de investigación del sueño de Emma-The Sleep Company, explica que el sexo ayuda a la gestión del sueño, ya que reduce el estrés debido a la liberación de una hormona específica: la oxitocina. «Además de aumentar la sensación de conexión emocional y mental, esta hormona también funciona como un regulador del estrés que hace que nos relajemos y nos proporcione una mejor calidad de sueño»…. Ver Más

Por