El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, pretende que la Unión Europea pacte medidas conjuntas que permitan rebajar de forma inmediata el precio de la luz
A primera hora de este viernes se retoma en Bruselas la Cumbre Europea, que hasta el momento ha mostrado unidad respecto a la respuesta que Europa debe dar a la guerra de Ucrania. Pero, este viernes, esa unión se puede ver afectada por el interés de España y Portugal para que se intervenga en el mercado de electricidad. En este sentido, los países ibéricos están presionando sobre todo a Alemania para que se postule en dicha dirección. En caso de no conseguir una medida satisfactoria, España y Portugal se plantearían la aplicación de estas medidas de forma independiente y con carácter temporal. El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, pretende que la Unión Europea pacte medidas conjuntas que permitan rebajar de forma inmediata el precio de la luz, pero consciente de la dificultad de consensuarlas, reclama que haya al menos ahora instrumentos específicos para España y Portugal.Con esa intención acude a la reunión del Consejo Europeo que abordará en su sesión del viernes el debate sobre la posibilidad de hacer reformas en el mercado de la energía, tal y como viene reclamando Sánchez desde hace meses, y cree aún más necesario ahora por la guerra de Ucrania.En declaraciones a los periodistas a su llegada a la cumbre, Sánchez agradeció el trabajo de la Comisión Europea y la actitud de su presidenta, Ursula von der Leyen, ante este problema porque en la comunicación hecha pública por esta institución comunitaria se reconoce que no hay una única «solución mágica» para resolverlo. Sí plantea una serie de propuestas, algunas de ellas a iniciativa de España, y Sánchez explicó que lo que van a hacer ahora los líderes es debatirlas con el fin de llegar a un acuerdo equilibrado que dé las herramientas a los socios de la UE para actuar de manera decidida ante el alza de los precios.En ese debate subrayó que debe tenerse en cuenta que hay una realidad muy específica de la Península Ibérica, que tiene un problema de interconexión con el resto de Europa y es «una isla energética». En concreto, explicó que España y Portugal sólo tienen un 2,8% de interconexiones de su mercado energético con el europeo, por lo que tienen unas particularidades que dañan a ambos países con el precio del gas.Por ello dijo que los dos países han planteado una «propuesta rigurosa desde el punto de vista técnico, sólida y que no pone en cuestión para nada el funcionamiento del mercado energético europeo». España y Portugal han planteado poner topes a las ofertas de las centrales de gas natural en el mercado eléctrico.»Es importante encontrar una fórmula que se adecúe a la realidad geográfica y energética de la Península, que es una isla energética», insistió. Al plantearle si esa solución específica no va en contra de su defensa de que haya una común ante la factura de la luz y no respuestas diversas, repitió que su deseo es que exista un acuerdo de todos. «Pero siendo conscientes de que eso puede llevar unas semanas, proponemos a los estados miembros que respondamos a la particularidad de la Península», reiteró. En ese sentido, expuso una hoja de ruta con pasos que «no son incompatibles» y que pasa por adoptar medidas urgentes más alineadas con la realidad geográfica de la Península y su conectividad, después negociar compras conjuntas de gas y, finalmente, abordar una reforma estructural del mercado energético. Sánchez expresó su confianza en que en este Consejo sea posible un acuerdo que sea bueno para Europa y para la Península Ibérica y aseguró que asiste a ese debate con ánimo constructivo.Ante las críticas procedentes de Holanda en las que se llegó a calificar a Sánchez de un «don Quijote» por sus propuestas sobre energía, señaló que «eso son cosas que se leen, pero a mí no me ha dicho nada de eso el primer ministro holandés». No obstante, aseguró entender que haya países que tengan dudas a la hora de adoptar determinadas medidas.El presidente del Gobierno subrayó que tras esta cumbre el Gobierno aprobará el 29 de marzo un plan nacional de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra de Ucrania y que incluirá medidas ante el alza del precio de la energía. «Lo haríamos de manera mucho más eficaz y contundente si diéramos una respuesta europea a este problema», insistió.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?