El cantaor jerezano José Mercé publica ‘El Oripandó’ (Universal, 2022), vigésimo trabajo de su carrera en el que repasa su trayectoria vital de la mano del productor Antonio Orozco. Una obra en la que conviven tarantas, bulerías por soleá y antiguos cantes de fragua con composiciones de tono progresivo y quejíos existenciales con orquesta sinfónica. Un trabajo autobiográfico, en el que el artista andaluz recuerda a Curro, su hijo fallecido, y que cuenta con las colaboraciones de Pablo López, Lang Lang, Dorantes, Mala Rodríguez y Tomatito.

Mercé y Orozco me reciben en una de las salas de los cines Cinesa Príncipe Pío, lugar escogido por su discográfica para presentar el disco y para mostrar un novedoso formato de mezcla de sonido (Dolby Atmos) incluido en el mismo. Una ubicación que al cantaor jerezano le va como anillo al dedo ya que su vida sigue siendo de película: de niño cantor en el coro de la jerezana Basílica de la Merced (de ahí su apelativo artístico) a su debut en los Jueves Flamencos que en su tierra organizaba Manuel Morao pasando por los tablaos de Cádiz y de Madrid, sus giras con Antonio Gades, su participación en las películas ‘Bodas de Sangre’ y ‘Flamenco’ de Carlos Saura, su ‘Amanecer’; con Vicente Amigo o el multipremiado ‘Aire’; con Isidro Sanlúcar y el añorado Moraíto como compadres. Ahora, en un inesperado giro de guión, publica ‘El Oripandó’, su trabajo más rockero con producción de Antonio Orozco.

– ¿Cómo nace esta nueva obra?

José Mercé: Hace 3 años, estando con Antonio Orozco en el programa detelevisión La Voz, tenía en mente hacer una obra nueva y distinta de las que había grabado anteriormente. Y siempre que me preguntaba quién podría hacerla la respuesta siempre era la misma: Antonio Orozco. Y un día se lo propuse: «Mira, Antonio, me gustaría trabajar contigo, hacer algo nuevo». Antonio se quedó mirándome sin responder y se fue. Y al día siguiente, cuando llegó al programa se vino hacia mí muy cortado y me dijo: «Maestro, lo que usted me dijo ayer ¿es verdad?» ;«Claro que sí», le respondí. «Quiero hacer algo contigo y tú eres el único que puede hacer este trabajo»;. Y a partir de ahí empezamos a trabajar conjuntamente para dar forma a este Oripandó.

– ‘Oripandó’ significa amanecer en caló ¿supone este trabajo un nuevo amanecer en su carrera?

José Mercé: Es un nuevo amanecer, un nuevo día y un nuevo José Mercé, es un antes y un despues en mi carrera. Es algo nuevo y vanguardista. Yo lo tenía en mente pero no sabía cómo hacerlo. Y Antonio lo ha conseguido. Estoy muy feliz.

– Ha definido el disco como autobiográfico.

José Mercé: Desde que empieza hasta que termina todo en él es autobiográfico, todas las letras tienen que ver con mi vida: yo se lo he ido contando a Antonio, mis hijas se lo han ido contando, mis nietos, … Y él es el que a partir de ahí se pone a trabajar y a plasmar lo que yo quería hacer.

Antonio Orozco: La representación de Oripandó como tal y como puedes ver en la portada del disco se plasma en la pureza, en la vida, en el sustento, … De alguna manera, y según se mire, igual de importante es la representación de la vida en la historia como lo ha sido el huevo o el sol en sí mismo. Y lo que representa es el nuevo día. Básicamente ésta es la biografía de José Mercé contada por él mismo durante 3 años de idas y venidas, de charlas y conversaciones, no solamente con él sino con todo su entorno para tener todas las perspectivas y el conocimiento del trabajo de una persona que lleva 53 años en los escenarios viviendo, sintiendo y compartiendo su vida para y por los demás. Es su propia perspectiva y la de su familia de cómo se vive y de cómo ha evolucionado en todo este tiempo. Y Oripandó lo que representa es eso. Es el nuevo día. Porque una vez más, y lo ha hecho muchas veces, José se atreve a romper el orden establecido. Un orden establecido que a veces no tiene mucho criterio, porque si dejásemos seguir al flamenco como está probablemente llegaría a un lugar sin salida. Pero sin embargo hay muchos valientes que todavía se atreven a vestirlo de forma distinta, a darle otra perspectiva, y por lo tanto sigue evolucionando y dándonos trabajos como este Oripandó que, desde luego, creo que no va a dejar a nadie indiferente.

– ¿Cómo es Antonio Orozco como productor?

José Mercé: Tiene unas ideas increíbles. Yo no sé este hombre de dónde saca tantas horas al día, cómo puede estar tantas horas trabajando… creo que es porque tiene una vocación tremenda. Realmente me lo ha hecho muy fácil porque para mí todo esto era muy nuevo y yo, despues de tantos años, que yo lo viera fácil… Porque claro, mi idea era hacer una trabajo con Antonio pero no de esta inmensidad tan grande. En un principio cuando vi esa sinfónica de 70 músicos en el estudio me dije ¿Esto qué es? Y no te voy a negar que me asusté. Pero poquito a poco me fueron explicando cómo iba todo y bendita la hora.

– ¿Qué tipo de producción tiene ‘El Oripandó’?

José Mercé: La producción es rockera, es flamenca, es pop, …, pero siempre con una verdad muy grande por delante. Y para mí, despues de tantísimos años en el mundo de la música, creo que, sin temor a equivocarme ‘El Oripandó’ es lo más importante que he hecho hasta ahora en mi carrera.

Antonio Orozco: Nosotros nos debíamos por encima de todo a la verdad. Así, la liturgia del flamenco es lo primero que se ha tenido en consideración desde cualquier pensamiento creativo. Por ejemplo, ‘Jamás desaparece lo que nunca parte’ es una soleá por bulerías; ‘Cuando todo empieza’ es una taranta y un taranto, … y en esa evolución pasamos por un martinete, por una toná, por una debla, por una bulería, por una alegría, por unos tangos y por los cantes de importación. Este viaje va desde la penumbra absoluta hasta el mediodía, es el nuevo día con mensaje: siempre es un buen día para volver a empezar. Y creo que José, a su edad, aun siendo muy joven todavía, y con su experiencia, jugándosela así, se merece un respeto. Esto es jugar a intentar cambiar el orden establecido. Lo demás es garantizarte que todo va a ir bien. Esto, sin embargo, es jugártela, poner una nueva carta sobre la mesa y decir« Esto va por aquí, señores». Y para mí eso sólo se puede hacer de una forma: apasionadamente. Por eso necesitábamos tiempo, espacio, charla, conversación, … porque si íbamos a contar la verdad de la verdad, eso llevaba su tiempo.

– Háblenme de las colaboraciones del disco

José Mercé: Empieza Pablo López tocando un taranto y una taranta al piano que realmente parece una guitarra, es una maravilla lo que ha hecho mi Pablo ahí. Luego está Tomatito y Mala Rodríguez, tenemos a Dorantes, a José del Tomate, que es el hijo de Tomatito, a Lang Lang, …

Antonio Orozco: Con Lang Lang ha sido un trabajo muy largo, porque su lenguaje es clásico y hemos tenido que buscar intérpretes que de alguna manera reinterpretaran la bulería a su lenguaje para que lo pudiese leer. De verdad que ha sido un trabajo de bisturí muy fino, que ha necesitado de mucho tiempo para que fuese tomando forma pero que al final le tienes tocando por bulerías… lo nunca visto. Estamos hablando de los 3 mejores pianistas que hay en este momento: Lang Lang, David Dorantes y Pablo López, que literalmente toca el piano como si fuese una guitarra flamenca y que ha estado meses trabajando en ello. Al igual que Dorantes, que toca una canción con un sonido muy antiguo y que termina por bulerías con una delicadeza absoluta. Eso por no hablar de José del Tomate, que estoy seguro que va a ser uno de los guitarristas más importantes de los próximos años porque tiene una finura y unos matices tocando increíbles. Y de Tomatito qué te voy a decir. Ésa es la búsqueda incesante de todo este tiempo, crear algo que sea vanguardia.

– Una de las piezas más emotivas del trabajo es ‘Jamás desaparece lo que nunca parte’;, en la que recuerda a su hijo Curro…

José Mercé: Es una bulería por soleá en el que el título ya te lo dice todo, que mi hijo no se ha ido, que sigue con nosotros y que siempre está presente. Esa letra que ha hecho Antonio ahí, esa música, … me parece que es un tema maravilloso en el que, en cuanto lo canto, la gente sale llorando. Es una composición que me cuesta mucho cantar porque tengo todavía mi cosita ahí dentro pero que realmente es de las más importantes que he cantado en mi vida.

En cierto modo es un disco terapéutico.

José Mercé: Es un disco que me libera de muchas cosas de mi vida y en el que me abro en canal. Lo que hay en el disco es todo verdad.

Antonio Orozco: Me da la sensación de que José es un espíritu revolucionario. Al final, cuando lo miras desde fuera, no hace falta conocerle para, viendo lo que ha hecho, imaginarte cómo es.

– José, ¿sigue la actualidad del flamenco? ¿algún artista que le haya sorprendido últimamente?

José Mercé: Hay muchos, gente joven que canta y toca muy bien. No quiero mentar a ninguno porque despues los artistas me ven y me dicen: «Hay que ver, de mí no has dicho nada». Pero bueno, por decirte alguno, me han sorprendido Israel Fernández, Jesús Méndez, Rancapino Chico, María Terremoto, …, una niña de Los Palacios que también me gusta mucho, Reyes Carrasco, jovencísima, con una afición tremenda. Siempre que me preguntan les aconsejo: No empecéis la casa por el tejado, primero siempre por los cimientos. Y luego que cada uno coja su personalidad y que haga lo que le dé lareal gana. Yo siempre se lo digo, que no tengan prisa, que las prisas son para los malos toreros.

– Para terminar, otra de actualidad ¿qué opinión les merece lo que está sucediendo en Ucrania?

José Mercé: Es una pena que en pleno siglo XXI y en Europa haya seres humanos que piensen como ese… no sé cómo llamarlo. Es increíble. Y más despues de la pandemia que hemos pasado, con tanto dolor y sufrimiento. Parece que no hemos aprendido nada.

Antonio Orozco: En una época en la que se habla tanto del bullying y de los derechos humanos que se esté consintiendo que una nación controle a un estado soberano como es Ucrania, que se esté permitiendo, digo, que hagan lo que están haciendo… Porque cuando veo los documentos gráficos de los enviados especiales enviados allí de las familias que hace una semana estaban yendo al colegio, o de compras o teniendo una vida normal a que hoy lleven 6 días bajo tierra, muertos de frío, sin luz, …, que se esté permitiendo eso… Se puede vivir con la amenaza de que tenemos bombas… Tener tenemos todos, pero los hijos de los que están allí en Ucrania podían ser los míos también. Y no se puede permitir. No sé lo que estarán pensando los políticos y entiendo la prudencia y no hago un llamamiento a nada. Desde luego, hasta cierto punto se pueden aguantar según qué cosas. Pero creo que esto tiene que tener un límite y hay alguien que tendrá que ponerlo pero ya. Y sé lo que estoy diciendo, porque no se puede consentir que los hijos de esas familias que están bajo tierra hoy y cuyos padres se están pegando tiros sin haber cogido una escopeta en su vida estoy seguro que podrían ser los nuestros. Y no sé cómo no se está actuando de otra forma. Y entiendo la prudencia, porque los locos no tienen fin, pero hay un punto donde la humanidad se tiene que imponer.

Conciertos:

30 de abril. Roquetas de Mar. Estreno gira El Oripandó

13 de mayo. Sevilla. Teatro de la Maestranza

1 de Junio. Barcelona. Palau de la Música Catalana

25 de junio. Marbella. Starlite

10 de julio. Madrid. Universal Music Festival. Teatro Real

06 de Agosto. Jerez de la Frontera. Tío Pepe Festival

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Generated by Feedzy
Abrir chat
¿ Hablamos ?..
Cope Écija
Hola, ¿ En que podemos Ayudarte ?