La Brigada Guzmán el Bueno, destacada en parte en Letonia dentro de una operación de la OTAN, sigue «cumpliendo sus misiones y ejercicios habituales», según han informado a ABC fuentes del Ministerio de Defensa.

Todo permanece sin cambios en la unidad a pesar del incremento de la tensión en la zona debido a la invasión de Ucrania por tropas de Rusia enviadas por orden de Putin. Los soldados españoles se encuentran a apenas 500 kilómetros en línea recta de uno de los focos del conflicto, la frontera entre Ucrania y Bielorrusia, país este último por que el entraron parte de los efectivos rusos en un tercer frente de ataque.

Las mismas fuentes han recordado que «tanto la ministra de Defensa como todos mandatarios de los países pertenecientes a la OTAN y sus representantes han manifestado en sus declaraciones, en reiteradas ocasiones, que esta Organización no va a intervenir en el conflicto Rusia-Ucrania». Más allá de esa declaración, los departamentos militares guardan un mutismo absoluto.

La ministra, Margarita Robles, ha dicho este vienes en una entrevista en Televisión Española que las tropas españolas destacadas tienen «carácter disuasorio y defensivo, no ofensivo», ya que «están en misión de paz». «Obviamente», ha dicho la ministra, «se reforzaría cualquier posición si se produjera un ataque a cualquier país aliado». Ése es el caso de Letonia, así como el de Bulgaria, donde España tiene desplegados cazas de combate.

En Letonia la misión es defender las fronteras del país frente a un posible ataque de Rusia. A diferencia de Ucrania, el país báltico sí pertenece a la Alianza Atlántica y sus miembros tienen la obligación de defenderlo en caso de agresión.

Las fuerzas españolas en esta zona son pocas pero están bien equipadas. Son unos 350 efectivos dotados con seis carros blindados Leopard, la plataforma móvil de ataque más potente del ejército de Tierra, y el apoyo de 14 vehículos de infantería Pizarro. Estos últimos se asemejan en el exterior a un tanque de pequeño calibre, pero son en realidad muy diferentes, al igual que lo es su papel en el campo de batalla.

Los Pizarro son un vehículo multipropósito desarrollado por España y Austria, los únicos países que los poseen, a imagen y semejanza de los Bradley del Ejército de EE.UU. que dieron buenos resultados en los conflictos armados del Golfo Pérsio. Sirven como vehículo de caballería, de reconocimiento, como blindado de apoyo, para ingenieros… En general, son más versátiles que los mucho más pesados Leopard.

La Enhanced Forward Presence es una operación de naturaleza defensiva, multinacional, en base a aportaciones voluntarias, interoperable y con capacidad para desplegar en los países bálticos y Polonia. La entidad de la eFP ha sido establecida en cuatro ‘Battle Groups’ (BG) liderados por los Estados Unidos de América, Reino Unido, Alemania y Canadá. La participación de España se lleva a cabo en el marco del BG liderado por los canadienses.

Es la tercera vez que la Brigada participa en esta misión de la OTAN, que tiene como objetivo guarecer el flanco nororiental de la Alianza. Ya lo hizo con anterioridad también en enero de 2020, hace justo dos años.

Por