El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha mostrado este viernes su «preocupación» por la evolución de los mercados agrícolas tras la «invasión de Ucrania por parte de Rusia» y, en especial, por la situación de cultivos como el trigo y el maíz.
El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha mostrado este viernes su «preocupación» por la evolución de los mercados agrícolas tras la «invasión de Ucrania por parte de Rusia» y, en especial, por la situación de cultivos como el trigo y el maíz.En declaraciones a la prensa, Planas ha reconocido que existe «preocupación» por la «sanciones adoptadas» por diferentes instituciones contra Rusia pero sobre todo como puede afectar el conflicto bélico al «funcionamiento de los mercados».Planas ha recordado que Rusia es el «primer productor de trigo» y Ucrania «es el cuarto», mientras que las últimas informaciones «indican que todos los puertos ucranianos están cerrados» y, por tanto, «no hay salida al exterior», lo que ha hecho «disparar hacia arriba el precio en las cotizaciones de trigo».Un hecho que puede afectar a «muchos países» ya sean productores o consumidores como «EEUU, los de la UE, Argentina y Australia» y ello «evidentemente va a afectar a las cotizaciones».Respecto a España, el ministro se ha mostrado «particularmente preocupado por el maíz», ya que desde Ucrania se importa el «22 por ciento» del «maíz y girasol para alimentación animal», por lo que habrá que «comprarlo en otros lugares».Como tercer factor de preocupación Planas ha apuntado al precio del gas que «ya era muy elevado» y que ahora lo será «aun más por la situación», de tal forma que ha considerado que la Unión Europea va a tener que «responder» y «adoptar medidas» que permitan «activar» y poner en práctica «apoyos públicos para el conjunto de los sectores afectados».Por otra parte, Planas ha anunciado que se ha convocado la «mesa de la sequía» en la que se reunirán el viernes próximo «comunidades autónomas y organizaciones agrarias» para afrontar esta situación que en algunas zonas es «severa».Ha añadido que el pasado lunes planteó en Bruselas, junto a Portugal, iniciativas encaminadas a la aprobación de «adelantos» de la PAC de 2022, que se «flexibilice» el uso de algunas superficies de barbecho o de cultivos reservados «para ganados» o utilizar fondos disponibles de «desarrollo rural» como «se hizo en el periodo mas intenso de la Covid».Respecto a las movilizaciones de agricultores y ganaderos, el ministro ha expuesto que se están dando la confluencia de «múltiples factores» que hacen que el momento que vive el sector «no es fácil», ya que pese a que los precios de los productos están «altos» según la serie histórica, también lo están «los costes de producción», que es el «problema de hoy que se ha agravado por la sequía».Frente a esto, Planas ha defendido el «magnífico instrumento» que supone la PAC que supondrá «7.200 millones de euros anuales» de «apoyo al sector primario que hay que utilizar bien» y que tiene unos objetivos «claros» tal y como se estableció en el «plan estratégico» acordado con las comunidades».En este sentido, el ministro ha aludido a la mejora de la «distribución de las ayudas» en función de la «auténtica necesidad», «apoyar la preservación del medio ambiente», fomentar el «relevo generacional» e impulsar el «papel de la mujer el mundo rural» y «fomentar la innovación y digitalización».

Por