Andalucía es una isla de estabilidad institucional en una atmósfera política marcada por las convulsiones orgánicas y las tiranteces entre el Gobierno central y sus aliados (ERC, PNV, Bildu) que conforman una ‘mayoría Frankenstein’. «Ni por ruidos que no nos incumben ni por muchas piedras que nos intente poner el Gobierno central, Andalucía va a cambiar este rumbo», proclamó ayer el portavoz del Ejecutivo regional, Elías Bendodo (PP). La comunidad autónoma «ha pasado del vagón de cola con los anteriores gobiernos a liderar parámetros que nunca, nunca, había soñado», subrayó poco después de que el Consejo de Gobierno aprobara la concesión de Medallas y distinciones de Hijos Predilectos de la comunidad autónoma.

El próximo lunes el presidente andaluz celebrará su… Ver Más

Por