El terrible periplo del jugador de balonmano cordobés Carlos Molina ha llegado a su fin. El deportista consiguió este lunes, a las 15.15 hora local, cruzar la frontera con Polonia en Przejscie Graniczne Hrebenne junto a varios miembros de su equipo, el Motor Zaporozhye, club ucraniano en el que milita en la actualidad.

Molina ha relatado a través de las redes sociales la odisea que ha pasado para salir del país en guerra. Temor, frío, desesperanza… Una experiencia que seguro no va a olvidar jamás.

Tras pisar suelo europeo, el jugador ha explicado que «mi sentimiento no os creáis que es de felicidad; es de alivio, de sentirme a salvo de tanto terror, mucha tristeza por lo vivido y por lo recopilado con mis sentidos durante esta semana».

Molina reconoce que su alma está «destrozada» después de conocer «el estado de la gente que aprecio, compañeros de equipo que se quedan en casa con sus familias, personas que no tienen capacidad ni recursos para escapar de esta pesadilla, esa cola interminable de coches en los puestos fronterizos».<blockquote class=»twitter-tweet»><p lang=»es» dir=»ltr»>Mi alma está destrozada, de conocer el estado de gente q aprecio,compañeros de equipo q se quedan en casa con sus familias, personas que no tienen capacidad ni recursos para escapar de esta pesadilla, esa cola interminable de coches en los puestos fronterizos…</p>&mdash; Carlos Molina (@Molinilla18) <a href=»https://twitter.com/Molinilla18/status/1498461932516515841?ref_src=twsrc%5Etfw»>March 1, 2022</a></blockquote> <script async src=»https://platform.twitter.com/widgets.js» charset=»utf-8″></script>

El cordobés explica cómo se ha sentido: «No poder satisfacer las necesidades básicas y hacerse cada vez más pequeño… Me encuentro en Kielce, paradójicamente la ciudad en la que estaba con mi equipo hace una semana. Algunos jugadores sentíamos que no era buena idea volver a Ucrania, pero todo se desató justo al aterrizar».

Molina agradece todo el apoyo recibido. «Ahora necesito descansar. No me olvido de cada mensaje que me habéis escrito, del cariño, amor y fuerza transmitidam de familia, amigos, de personas que no conozco, famosos, jugadores, entrenadores, clubes e instituciones, intentando empujarme a la frontera, ofreciéndome todas las facilidades una vez saliese de ella».

El calvario de la familia de Molina
Su familia ha podido respirar tranquila. Su hermana María Luisa ha dado las gracias a todas las personas «que lo han dado todo por hacer visible el caso de mi hermano, que se han volcado con nuestra familia y amigos dándonos apoyo moral y aliento en estos cinco días de calvario que han sido eternos».

La joven ha explicado que se ha movilizado «cielo y tierra para sacar a mi hermano de esa barbarie que está padeciendo ese pobre país; gracias a todos por desvivirse a nuestro lado para que nuestro sufrimiento fuese menor. Mil gracias de todo corazón porque cada uno de vosotros ha dado un empujoncito para que hoy mi hermano pueda descansar tranquilo».

Por