En el norte de Málaga falta el agua. La sequía está ahondando en un problema endémico, tanto que los alcaldes de Fuente de Piedra, Alameda, Humilladero y Mollina han acordado poner limitaciones a sus vecinos al uso del agua. Es la zona en la que se trata de llevar el agua del trasvase de Iznájar, un lugar en el que algunos pueblos han estado hasta cinco años sin agua corriente. Allí, los ayuntamientos han acordado restricciones y sanciones a sus vecinos, si se las saltan, que estarán entre los 300 y los 3.000 euros.

En una rueda de prensa en la Diputación de Málaga este miércoles, los alcaldes ha señalado que no se podrá utilizar el agua de la red de abastecimiento para regar huertos, baldear calles, limpiar las fachadas, lavar vehículos o llenar las piscinas. «Es la peor sequía en los últimos 80 años en nuestros municipios», ha reseñado Siro Pachón, alcalde de Fuente de Piedra.

En este municipio, se va a modificar la ordenanza reguladora para penalizar con un 25% a aquellos vecinos que superen el tercer tramo, es decir, los 75 metros cúbicos. «Es sólo para los que superen ese tercer tramo y entendemos que no va a afectar al 90% de los vecinos, pero sí es una manera de penalizar a aquellos que no realicen un uso racional y responsable del agua«, ha añadido Pachón. Según el alcalde de Mollina, Eugenio Sevillano, se castigará a los consumos más elevados. »Puede que llegue el día que abramos el grifo y no salga agua«, ha remarcado.

Esto es un hecho «incontestable» para el alcalde de Alameda, José García, que señala que el acuífero está bajando y se quedarán sin agua o ese agua será de una calidad que sea considerada no potable. «No queremos tomar medidas drásticas, pero es fundamental que los vecinos tengan agua y tomaremos las medidas necesarias para que esto sea así», ha explicado García.

Por el momento de son ‘medidas de prevención’, pero que podrían tornarse en más duras en los próximos meses si la situación no mejora. «Podemos sufrir problemas de abastecimiento y todos los vecinos deben ser conscientes», ha explicado Miguel Asensio, alcalde de Humilladero, que ha reclamado los 4,9 hectómetros cúbicos del pantano de Iznájar que deberían llegar a la zona por medio del trasvase.

Los alcaldes lamentan que si no llega agua de otros sitios los acuíferos no se van a recargar. «Comparto el acuífero con Fuente de Piedra, yo saco 1,5 hectómetros y ellos igual, somos totalmente deficitarios y llegará un momento en el que no tengamos agua», ha advertido Asensio.

Por