Organizaciones ecologistas han abogado este domingo por la creación de una tarifa social y la prohibición del corte de suministros básicos de agua, luz y gas en una concentración por el derecho a la energía limpia para acabar con la pobreza energética. Más de 30 organizaciones -Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Fundación Renovables, Greenpeace y la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, entre otros,- se han concentrado en la plaza de la Provincia de Madrid para exigir soluciones urgentes contra la pobreza energética. Con esta concentración, bajo los lemas «la pobreza energética mata» y «#NadieSinEnergía», dan por concluidas las acciones y actividades de la Semana europea contra la Pobreza Energética.
Organizaciones ecologistas han abogado este domingo por la creación de una tarifa social y la prohibición del corte de suministros básicos de agua, luz y gas en una concentración por el derecho a la energía limpia para acabar con la pobreza energética. Más de 30 organizaciones -Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Fundación Renovables, Greenpeace y la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, entre otros,- se han concentrado en la plaza de la Provincia de Madrid para exigir soluciones urgentes contra la pobreza energética. Con esta concentración, bajo los lemas «la pobreza energética mata» y «#NadieSinEnergía», dan por concluidas las acciones y actividades de la Semana europea contra la Pobreza Energética. Las organizaciones demandan al Gobierno la creación de una tarifa social que garantice el derecho a la energía limpia para las personas más vulnerables, la prohibición de cortes de suministros básicos de agua, luz y gas, la adopción de medidas para asegurar la eficiencia energética y otras contra la concentración de poder de los oligopolios. Señalan que más de ocho millones de personas sufren pobreza energética en España, situación que se ha visto agravada por la crisis económica derivada de la pandemia. Alertan de que a partir del 28 de febrero finaliza la medida excepcional del «escudo social» de prohibición de corte de suministro por impago para cualquier contrato de suministro eléctrico en vivienda habitual con potencia hasta 10 kW. Por ello piden que se aplique una tarifa social energética que contribuya a la igualdad social y la garantía de una cantidad mínima de agua para usos personales y domésticos y resaltan la «ineficiencia» de los bonos social y térmico, que excluyen a «millones» de personas que sufren pobreza energética. EFE eb/sgb