El Gobierno de Sánchez sigue dándole la espalda a la provincia de Córdoba en cuanto al futuro de la A-81, la conversión de la N-432 en autovía. Si el anuncio del estudio informativo sobre el tramo entre Badajoz y Espiel ha levantado una buena polvareda entre los municipios del Guadiato e incluso la Diputación de Córdoba al no contemplarse en una primera fase la
duplicación de calzada desde Zafra a Espiel
y sí desde la capital pacensa a Zafra, ahora el Ejecutivo sigue dando pasos en pos de la mejora de esta antigua carretera nacional en Extremadura.

Recuérdes que tras un acuerdo político la Diputación de Córdoba ha presentdo alegaciones al estudio informativo en las que exige que se duplique la calzada y en este tramo qu afecta al noroeste de la provincia cordobesa se plantee la carretera nueva tal y como se ha hecho para la zona de Badajoz. Ya se han producido
protestas entre colectivos de la zona exigiendo también esta solución
que se lleva esperando décadas.

Y es que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha adjudicado el contrato de obras para la ejecución de la Variante de Zafra. El importe de adjudicación de las obras asciende a 23,3 millones de euros. El objeto del proyecto es diseñar una variante de la carretera N-432 a su paso por el núcleo urbano de Zafra, que actualmente soporta el paso de una media de 13.000 vehículos al día, de los que 1.200 son pesados.

La variante captará el tráfico de largo y medio recorrido, acortando los tiempos de tránsito respecto a la travesía. Para los vecinos de Zafra supondrá un incremento de la seguridad viaria y una mejora ambiental, al disminuir el ruido y la polución. Esta nueva vía discurrirá por los términos municipales de Zafra, Los Santos de Maimona y Puebla de Sancho Pérez, y tendrá una longitud de 8,04 kilómetros.

Su trazado empieza en el punto kilométrico 68+900 y finaliza en el punto kilométrico 77+580 de la carretera N-432. Asimismo, se prevé la reposición de la red de caminos interceptada por la nueva variante, asegurando una adecuada permeabilidad transversal y la comunicación de todas las fincas adyacentes que resultan afectadas.

Por